23.6.16 0 comentarios

Pelorochelon, la primera tortuga gigante terrestre de Europa


Las tortugas son un grupo de reptiles antiguo y exitoso que en la actualidad pueden ser terrestres o habitar en medios de agua dulce o marinos. En el pasado existieron varios linajes de tortugas terrestres, pero todas las que han llegado a la actualidad pertenecen a un único grupo que conocemos como testudínidos. Los testudínidos se distribuyen por prácticamente todo el planeta, estando actualmente representados por dos especies en Europa occidental. El análisis de los fósiles indica de los primeros testudínidos de Europa proceden de niveles datados en el Eoceno inferior (hace unos 50 millones de años). A partir de ese momento, el grupo está representado por especies de pequeño tamaño, como las que existen actualmente en Europa, y otras que llegaron a alcanzar los dos metros. Hasta hace poco la información disponible sobre el origen de los testudínidos de gran tamaño en Europa era muy limitada y los restos conocidos eran atribuidos a géneros norteamericanos. Recientemente se han descrito varias nuevas tortugas de gran tamaño en Europa, como Taraschelon (que habitó en el sur de Francia hace unos 30 millones de años) o Titanochelon (conocida desde hace unos 20 millones de años hasta hace cerca de 2 millones de años por gran parte de Europa, incluida España, y cuyo caparazón podía alcanzar los dos metros de longitud).


Sin embargo el estudio de fósiles de tortugas de gran tamaño, más antiguas y que permanecían inéditas, ha permitido desvelar aspectos importantes de sus primeros representantes europeos. Entre los restos estudiados se encuentra la abundante muestra de ejemplares bien preservados excavados en el yacimiento soriano de Mazaterón por el equipo de la Sala de las Tortugas de la Universidad de Salamanca en la década de 1990. Esta colección es actualmente la mayor muestra de testudínidos terrestres primitivos conocida en Europa. La preparación y análisis detallado de estos fósiles ha permitido realizar un estudio cuyos resultados se publican ahora en la prestigiosa revista Zoological Journal of the Linnean Society. Este trabajo aporta las claves para reconocer que los testudínidos primitivos europeos no corresponden a géneros presentes en el registro norteamericano sino a nuevas formas exclusivas de Europa. En este trabajo se analiza el testudínido más antiguo y más primitivo de Europa, identificado principalmente por un caparazón, que se define como la nueva tortuga Fontainechelon, en honor al famoso fabulista francés La Fontaine, quien incluyó a las tortugas en varias de sus fábulas. La tortuga de Mazaterón, muy bien representada, es nombrada como Pelorochelon, un nombre que, siguiendo la etimología griega, quiere decir la tortuga monstruosa o gigantesca, en referencia a su gran tamaño para tratarse de una forma primitiva. Pelorochelon no sólo es identificado en España, donde está representada por la nueva especie Pelorochelon soriana, sino que también se identifica en otros países europeos como Francia, Alemania y Austria. En general se reconoce una tendencia al aumento de la talla en algunos linajes de tortugas europeas que acabará con Titanochelon, los últimos representantes del grupo capaces de alcanzar tamaños de hasta 2 metros de longitud.


Los resultados de este análisis se enmarcan en un proyecto más amplio, que engloba a investigadores de la UNED y de la Universidad de Salamanca y que pretende la revisión sistemática de las colecciones de la Sala de las Tortugas de la USAL. Estas colecciones constituyen una referencia internacional que, como en el caso de las tortugas de Mazaterón, revisadas a la luz del conocimiento actual del grupo, pueden ser especialmente relevantes para para interpretar la historia evolutiva de algunos de los grupos de tortugas que habitaron Europa.

-----
Más información:
  • Referencia: Adán Pérez-García; Francisco Ortega; Emiliano Jiménez Fuentes. Taxonomy, systematics and diversity of the European oldest testudinids. Zoological Journal of the Linnean Society: 177, 648–675. 
  • Figuras. Arriba: Caparazón completo de un ejemplar de la nueva tortuga Pelorochelon soriana, procedente del yacimiento de Mazaterón (Soria) y depositado en la Sala de las Tortugas de la Universidad de Salamanca, en comparación con el tamaño de la tortuga terrestre ibérica actual Testudo hermanni. Centro: Imagen en la que se muestra el tamaño comparativo entre un ejemplar en vida de la nueva tortuga terrestre Pelorochelon junto a una niña pequeña. Abajo: Etapas finales del proceso de preparación y limpieza de un bloque con dos ejemplares de Pelorochelon soriana, expuesto en el hall de entrada de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca.
9.6.16 0 comentarios

Tartaruscola, el primer botremídido del Cenozoico de Europa


Las tortugas actuales forman parte de dos linajes: Pleurodira y Cryptodira. La distribución actual de Pleurodira es muy limitada, estas tortugas siendo exclusivas de regiones intertropicales. Esto es debido a que habitan en regiones con temperaturas climáticas relativamente elevadas durante todo el año. Sin embargo, este grupo experimentó importantes incrementos en su área de distribución en periodos del pasado caracterizados por altas temperaturas globales. En este sentido, un grupo muy exitoso y diverso de Pleurodira, exclusivo del registro fósil, alcanzó Europa durante el Cretácico Superior: Bothremydidae. Los botremídidos, procedentes de África, se adaptaron a ambientes dulceacuícolas de Europa, donde fueron muy exitosos. En este sentido, son reconocidos como el grupo de tortugas más abundante y diverso en los yacimientos del Cretácico más superior de este continente. Sin embargo, su pervivencia en Europa más allá de la crisis de extinción masiva finicretácica no había sido, hasta ahora, confirmada.


Dos cráneos de tortugas relativamente completos y muy bien preservados son presentados en un nuevo trabajo, que acaba de ser publicado. Esos ejemplares provienen del Eoceno inferior de Saint-Papoul, una localidad situada en el sur de Francia, en Aude. Por tanto los niveles en los que fueron hallados, depositados hace aproximadamente unos 50 millones de años, son unos 15 millones de años posteriores al Mesozoico. El estudio detallado de estos fósiles permite su identificación como atribuibles a un nuevo género y especie: Tartaruscola teodorii. Tartaruscola es reconocido como un bothremídido, siendo, por tanto, el único representante conocido en el Cenozoico de este continente, y uno de los pocos que perviven en el Eoceno a nivel mundial. La nueva tortuga es identificada como un miembro del linaje de Bothremydidae que habitó en el Cretácico Superior de Europa, dicho linaje siendo reconocido como exclusivo de este continente, e identificado como un grupo que pervivió tras la extinción que no sólo acabó con los dinosaurios no avianos, sino con muchos grupos de reptiles, entre los que se incluyen varios linajes de tortugas.
_____
Más información:

6.6.16 0 comentarios

El invicto Cretácico de Estados Unidos: descripción detallada de un cuello de Alamosaurus

Secuencia de vértebras cervicales de Alamosaurus

En una tarde de verano, en un momento tranquilo, con un vaso de café a tu lado, decides navegar por internet y ver qué cosas anda publicando la gente. Y de repente, se te queda cara de sorpresa con el siguiente titular: “An articulated cervical series of Alamosaurus sanjuanensis Gilmore, 1922 (Dinosauria, Sauropoda) from Texas: new perspective on the relationships of North America’s last giant sauropod”. Respiramos hondo, volvemos a leer el título, y sí, es verdad. 

A lo que interesa: hemos hablado mucho, a lo largo de estas crónicas en Godzillin, sobre los saurópodos del Cretácico Inferior y Superior de EEUU. Este grupo es relativamente poco conocido en este territorio en particular, en los sedimentos del Cretácico Superior. Además de varios especímenes incompletos, el Cretácico Superior de EEUU se encuentra solamente representado por un único taxón: Alamosaurus sanjuanensis, definido en base a una escapula y un isquion. En este trabajo, conducido por Ronald S. Tykoski y Anthony R. Fiorillo, es descrito el famoso ejemplar de Alamosaurus en exhibición en el Pero Museum of Nature and Science, en Dallas (EEUU), el cual tuvimos la oportunidad de visitar en la última SVP. Recuperado en 1997, este individuo compuesto por una serie cervical casi completa y encontrado en articulación es descrito en detalle, y asignado a Alamosaurus sanjuanensis. Aunque no sea posible hacer una comparación directa con el holotipo, los autores han utilizado otros especímenes encontrados en Utah y Texas relacionados con Alamosaurus, y han podido confirmar la atribución de este espécimen del Museo de Dallas a dicho taxón. 

Uno de los análisis filogenéticos llevados a cabo en este nuevo trabajo de Tykoski y Fiorillo (2016).

El siguiente paso en el trabajo ha sido añadir toda esta información a las matrices de datos morfológicos. Como resultado, Alamosaurus es considerado como un titanosaurio fuera del clado Saltasauridae y un posible miembro de Longkosauria, hasta ahora representado por taxones argentinos como Futalognkosaurus dukei y Mendozasaurus neguyelap. Futuros hallazgos y la comparación detallada de estos taxones podrán confirmar esta hipótesis. Aquí esperaremos.
3.6.16 1 comentarios

Reconocimiento al trabajo de los paleontólogos de Las Hoyas y Lo Hueco en el día de Castilla-La Mancha


En un paraje repoblado por pinos pero entre los que se intercalan gran número de sabinas en la serranía de Cuenca, emerge una gran serie de calizas litográficas que preservan un tesoro en forma de restos fósiles. Es en este lugar del término municipal de La Cierva donde hace ya más de 30 años, en concreto por el año 1984, cuando sale a la luz el impresionante yacimiento de Las Hoyas. Desde entonces la labor de un inmenso número de personas que forman un equipo multidisciplinar ha puesto y continua haciéndolo a este yacimiento en la primera fila de lugares paleontológicos que nos permiten conocer como eran los ecosistemas mesozoicos y, en concreto de 125 millones de años, en esta región del planeta.

En otro entorno, no muy alejado del anterior y dominado por extensas plantaciones de girasoles, y hace ya casi 10 años (queda poquito para ello), se tuvo, en el mes de mayo del año 2007, el primer contacto con el yacimiento paleontológico del Cretácico Superior localizado en un paraje conocido como “Lo Hueco”, muy cerca de la localidad conquense de Fuentes. Desde entonces la labor continua de un enorme equipo de personas en la puesta en valor de la gran cantidad de restos fósiles, principalmente de vertebrados, recuperados del trazado de la línea de Alta Velocidad Madrid-Levante ha hecho y hace de este yacimiento uno de los más importantes dentro del contexto paleontológico mundial a la hora de poner un poco más de luz al conocimiento de los ecosistemas con dinosaurios de finales del Cretácico.


Y aunque ya se hizo una referencia a ello en este mismo blog, no fue hasta el pasado martes 31 de mayo, durante la celebración institucional del día de Castilla-La Mancha, cuando se procedió a reconocer la labor de estas personas que han trabajo y lo continúan haciendo sobre el patrimonio paleontológico castellano-manchego de los yacimientos de Las Hoyas y Lo Hueco desde hace ya más de tres décadas. Por todo ello José Luis Sanz, catedrático de Paleontología de la UAM, recibió en primera instancia de manos de Emiliano García-Page, Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Placa de Reconocimiento al Mérito Regional al Equipo de Paleontólogos del Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha.


Desde este blog y en mi puño y letra:
Enhorabuena a todas las personas que han estado implicadas y lo continúan estando en esta magnífica labor de puesta en valor de este maravilloso patrimonio paleontológico.

Godzillín

--
Más información
27.5.16 0 comentarios

Nuevo cocodrilo, nuevo reconocimiento


Nunca es tarde si la dicha es buena. O, al menos, eso afirma un refrán español. En cualquier caso, las últimas semanas que se han ido llegaron cargadas de buenas noticias.

Por un lado, conocíamos que la revista Cretaceous Research acababa de publicar un artículo sobre una nueva especie de cocodrilo del Cretácico Superior europeo: el Agaresuchus fontisensis, hallado en 2007 en el yacimiento de Lo Hueco. El estudio de sus restos craneales ha aportado, como afirmaba Francisco Ortega, “información de enorme calidad y muy abundante para entender la historia evolutiva de las faunas de vertebrados que vivían en Europa en el Cretácico Superior y por proyección en el resto del mundo”. Este hallazgo, unido al de Lohuecosuchus megadontos, ha permitido identificar un nuevo grupo de cocodrilos, llamado Allodaposuchidae, que se convierte en el antecesor más cercano de estos animales que todavía hoy contemplamos en algunas regiones del planeta. Una pena que en el río Moscas no tengamos ninguno…

Casi al mismo tiempo, y coincidiendo con la presentación en sociedad del Agaresuchus fontisensis (debo confesar que me encanta el nombrecito), se anunciaba que el equipo de investigadores que ha trabajado (y lo sigue haciendo) sobre el patrimonio paleontológico de nuestra provincia (Cuenca), recibirá el próximo 31 de Mayo, fecha en la que se celebra el Día de la Comunidad de Castilla-La Mancha, una placa al Mérito Regional. Es un reconocimiento a su labor de investigación, conservación y difusión de la riqueza paleontológica de esta bella tierra, en otro tiempo plagada de dinosaurios…

Como diríamos en mi pueblo, un municipio habitado por fuenteños (¿o quizás fontisensis?), es un galardón que merecen, porque se dejaron la piel trabajando, de sol a sol, en un yacimiento paleontológico perdido entre girasoles, trigo y cebada, en un lugar del que casi nadie quería acordarse. Ahora, gracias a sus investigaciones, a sus publicaciones y a su empeño, gente de otras latitudes sabe situar en el Mapamundi a Fuentes y al yacimiento de Lo Hueco.

Gracias por eso, por una labor bien hecha y por seguir adelante, con poco dinero pero muchas ganas.

Sonia Martínez
Dinosaurios de andar por casa
26.5.16 0 comentarios

Agaresuchus fontisensis en los medios


Agaresuchus fontisensis, la segunda especie de cocodrilo alodaposúquido descrita en el yacimiento de Lo Hueco y publicada en la revista Cretaceous Research la semana pasada, se convirtió en uno de los protagonistas de las noticias científicas de algunos de los principales medios de comunicación nacionales. A continuación dejamos un resumen de las noticias más destacadas sobre la publicación de Agaresuchus:


Además, la presentación de Agaresuchus en el Museo de Paleontología de Cuenca fue cubierta por varios medios televisivos como RTVCM, apareciendo en la edición del día 11 de Mayo del informativo Castilla-La Mancha a las 8:



También RTVE cubrió el acto de presentación y realizó el siguiente reportaje en la edición del día 12 de Mayo de Noticias Castilla La Mancha:



Por otro lado, Francisco Ortega, uno de los autores de la publicación, fue entrevistado en el programa Cuenca en la Onda de Onda Cero en su edición del día 12 de Mayo (a partir del minuto 8:00):


Finalmente, la web Past Time dedicó uno de sus podcasts a los cocodrilos de Lo Hueco. Fue el día 20 de Mayo y se tituló "A Tale of Two Crocs: Predators of Cretaceous Spain":


ACTUALIZACIÓN: El día 22 de Junio se habló sobre la presentación de Agaresuchus fontisensis en el programa 24 Horas de Radio Nacional (a partir del minuto 25:20):

19.5.16 0 comentarios

Atopodentatus: no tan extraño, después de todo

Seguro que algunos de vosotros recordáis a Atopodentatus unicus, un sauropterigio basal del Triásico Medio de China caracterizado por poseer un cráneo de lo más extraño, adaptado (quizás) a algún tipo de alimentación filtradora. Este singular animalito fue descrito y presentado al mundo por primera vez hace ya dos años. Ahora, dos nuevos ejemplares de Atopodentatus han sido publicados recientemente en la revista Science Advances, y arrojan nueva e interesante información sobre su morfología craneal y modo de vida.


Los dos nuevos especímenes, provenientes de la Formación Guanling (Anisiense; Provincia de Yunnan), incluyen dos cráneos, uno en vista dorsal y otro en vista ventral. Así pues, permiten apreciar notables diferencias respecto a la interpretación original que se hizo de este taxón: las premaxilas no se encuentran separadas y curvadas hacia abajo con los dientes enfrentados entre sí, tal y como se creía, sino que forman una única estructura en forma de martillo, otorgándole al animal un pico ancho y plano (lo que le da un aspecto similar al del saurópodo Nigersaurus). Además, las premaxilas y el dentario estaban cubiertos por multitud de dientes insertados de manera pleurodonta (algo inusual en este grupo de reptiles), consiguiendo así una estructura en forma de rastrillo. Con ella, y según los autores, iría rastrillando (valga la redundancia) por el fondo marino, alimentándose de algas del sustrato. Los dientes posteriores, en forma de aguja, servirían para filtrar posteriormente la materia vegetal y el agua. Este descubrimiento supone la evidencia más antigua de herbivoría en un reptil marino.


Gracias a estos dos nuevos ejemplares, sabemos que Atopodentatus unicus no tenía una extraña boca partida por la mitad, sino un gracioso pico parecido al de un pato, y que posiblemente le servía para alimentarse de algas en vez de ser un filtrador. 

Este curioso reptil ha pasado de ser rarísimo a ser solo raro. Raro a secas. Lo cual, por cierto, tampoco está mal.

--------------------
Más información:
  • Referencia: Chun, L.; Rieppel, O.; Long, C.; Fraser, N. C. 2016. The earliest herbivorous marine reptile and its remarkable jaw apparatus. Sciences Advances 2 : e1501659. DOI: 10.1126/sciadv.1501659.
  • Imágenes: Arriba, reconstrucción de Atopodentatus y su nuevo aspecto, por Y. Chen. Abajo, los dos nuevos especímenes de A. unicus (imagen tomada del artículo original).
12.5.16 0 comentarios

Titanosaurian (Skull) Fashion Week

Hasta hace bien poco, en las introducciones de cualquier artículo descriptivo sobre material craneal de saurópodos titanosaurios una de las primeras frases que se podían leer era (a grandes rasgos y con sus variaciones): “Los titanosaurios fueron los saurópodos con más éxito del Cretácico. Sin embargo, se conocen gracias a sus restos postcraneales y dientes, ya que los craneales son pocos y no se encuentran bien preservados”. Dentro de esos cráneos “no muy bien preservados” publicados en el siglo XX estarían el de Nemegtosaurus mongoliensis y Quaesitosaurus orientalis, previamente identificados como diplodócidos, y más tarde incluidos dentro de Titanosauria y redescritos por Wilson (2005).

Estos cráneos, sin embargo, eran bastante informativos dentro de un clado de saurópodos en los que apenas se conocían datos sobre la morfología general de sus cabezas. Eso sí, la ingente cantidad de dientes aislados y de casi 30 basicráneos de titanosaurio (más de la mitad referidos a taxones) encontrados han proporcionado información muy útil que, en conjunto con los cráneos de Nemegtosaurus y Quaesitosaurus, nos han ayudado a especular con varios aspectos sobre la biología de estos saurópodos, como su alimentación y maneras de masticar.

Cráneo de Nemegtosaurus (Wilson, 2005)

Esta situación cambió cuando en el 2011 Zaher y colaboradores publicaron el que era hasta la fecha el taxón de titanosaurio con el cráneo más completo encontrado: Tapuiasaurus macedoi. En este espécimen, encontrado en Brasil, todos los elementos craneales preservados se encontraban en conexión, e incluso preservaba los dientes en posición. Tras un análisis filogenético y comparativo se vio que presentaba similitudes con Nemegtosaurus y Rapetosaurus. Sin embargo, hace apenas unos días, Wilson y colaboradores han publicado una descripción mucho más detallada de dicho cráneo, y han realizado un análisis filogenético más exhaustivo en el que se ha comprobado que Tapuiasaurus es realmente una forma mucho más basal, estando emparentada con los titanosauriformes Phuwiangosaurus y Tangvayosaurus. De todas maneras, los autores avisan que un análisis más detallado en el que se incluya también el material postcraneal de Tapuiasaurus está en proceso. Y, aunque no es el caso de esta publicación, es importante resaltar que, aunque los cráneos y la dentición son elementos muy informativos, hay que mostrar precaución al utilizarlos en términos comparativos y sistemáticos si no se tiene en cuenta el material postcraneal. Al menos éste es el caso de los titanosaurios nemegtosáuridos y los diplodocoideos, que presentan varias convergencias (como por ejemplo en los basicráneos).

Cráneo de Tapuiasaurus (Wilson et al., 2016)

El pasado 26 de abril se publicó (por fin!) un espécimen que muchos llevamos esperando bastante tiempo… Sarmientosaurus musacchioi. El equipo de Rubén Martínez de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco en Comodoro Rivadavia (Chubut, Argentina), junto con otros investigadores de Argentina y EEUU, ha descrito detalladamente y con multitud de figuras de gran calidad lo que es el cráneo casi completo y con todos los elementos en conexión de una nueva especie de titanosaurio encontrada en Argentina. La historia de su descubrimiento se remonta a 1996, cuando Ignacio Ruiz-Omeñaca descubrió junto al equipo de Rubén Martínez el cráneo del titanosaurio en conexión con parte de su cuello en Sarmiento (Chubut, Argentina). Desde entonces el material ha sido objeto de un detallado estudio (tanto descriptivo de cada hueso como de la morfología de los dientes, el cerebro y el oído). De hecho, la información acerca del cerebro y el sistema sensorial es la más complete obtenida hasta ahora para un saurópodo. Otro de los grandes descubrimientos es la presencia de un tendón osificado en el cuello, lo que es una novedad anatómica dentro de los dinosaurios no avianos (por ejemplo en ornitisquios los tendones suelen aparecer asociados a las espinas neurales de las vértebras dorsales posteriores, sacras y caudales proximales).

Reconstrucciones digitales del cráneo de Sarmientosaurus en posición de alerta (Martínez et al., 2016)

Las diferencias existentes entre los cráneos de Sarmientosaurus y Tapuiasaurus (ambos litostrotios basales) indican que varios taxones de titanosaurio con estructuras craneales diferentes habitaron en el Cretácico sudamericano.

¡Al fin los titanosaurios dan la cara!

-----
Referencias:
  • Martínez, R.D., Lamanna, M.C., Novas, F.E., Ridgely, R.C., Casal, G.A., Martínez, J.E., Vita, J.R., Witmer, L.M., 2016. A Basal Lithostrotian Titanosaur (Dinosauria: Sauropoda) with a Complete Skull: Implications for the Evolution and Paleobiology of Titanosauria. PloS One 11, e0151661.
  • Wilson, J.A., 2005. Redescription of the mongolian sauropod Nemegtosaurus mongoliensis Nowinski (Dinosauria: Saurischia) and comments on late cretaceous sauropod diversity. J. Syst. Palaeontol. 3, 283–318. doi:10.1017/S1477201905001628
  • Wilson, J.A., Pol, D., Carvalho, A.B., Zaher, H., 2016. The skull of the titanosaur Tapuiasaurus macedoi (Dinosauria: Sauropoda), a basal titanosaur from the Lower Cretaceous of Brazil. Zool. J. Linn. Soc. doi:10.1111/zoj.12420
  • Zaher, H., Pol, D., Carvalho, A.B., Nascimento, P.M., Riccomini, C., Larson, P., Juarez-Valieri, R., Pires-Domingues, R., da Silva, N.J., de Almeida Campos, D., 2011. A Complete Skull of an Early Cretaceous Sauropod and the Evolution of Advanced Titanosaurians. PLoS ONE 6, e16663. doi:10.1371/journal.pone.0016663 
11.5.16 0 comentarios

Agaresuchus fontisensis, segunda especie de cocodrilo alodaposúquido de Lo Hueco


La revista Cretaceous Research acaba de publicar un artículo en el que se describe una nueva especie cocodrilo alodaposúquido del Cretácico Superior europeo. Este cocodrilo, al que se ha denominado Agaresuchus fontisensis, se ha definido a partir del análisis de un conjunto de restos craneales procedentes del Cretácico Superior del yacimiento de Lo Hueco, localizado en Fuentes (Cuenca).

Como alguno de nuestros lectores ya sabrá, los restos se extrajeron en 2007, en una macroexcavación que se realizó asociada a las obras de instalación del AVE a su paso por Fuentes y en las que se recogieron miles de restos de dinosaurios, tortugas y cocodrilos que se encuentran en distintas fases de estudio.


Agaresuchus fontisensis y Lohuecosuchus megadontos, los dos cocodrilos eusuquios conocidos en Lo Hueco, han permitido identificar un nuevo grupo de estos animales, que se ha denominado Allodaposuchidae y que contiene las formas más cercanamente emparentadas con el antecesor común de los cocodrilos que han llegado hasta nuestros días. El análisis de los cocodrilos de Lo Hueco ha permitido incrementar el conocimiento sobre los alodaposúquidos y proponer la distribución de sus representantes en España, Francia y Rumania, a la vez que nos muestra los primeros pasos de los grupos de cocodrilos que han llegado a la actualidad.

Durante el Cretácico Superior, Europa estaba constituida como un archipiélago de islas, en un ambiente subtropical y en las que eran abundantes los cocodrilos. Agaresuchus y Lohuecosuchus son los habitantes mejor conocidos de una gran isla formada por la mitad norte de España y el sur de Francia y que conocemos como Iberoarmórica. Se ha reconocido la presencia de estos dos cocodrilos en yacimientos del pirineo oscense y del sur de Francia, así como de otros alodaposúquidos por toda Europa. El análisis de Agaresuchus está ayudando a reconocer que las faunas de reptiles del oeste de Europa presentan grandes diferencias con las faunas de las islas más orientales a finales del Cretácico, algo que ya se había reconocido en algunos grupos de dinosaurios.


La caracterización de estas dos especies de alodaposúquidos en Lo Hueco certifica la importancia de este yacimiento conquense a la hora de abordar el estudio de los ecosistemas de finales del Cretácico, como ya ha ocurrido en el análisis de otros grupos de organismos, como tortugas o dinosaurios. En este momento, las líneas de investigación en el yacimiento continúan intentando mostrar la composición de faunas de la isla iberoarmoricana y la estructura de sus ecosistemas a finales del Cretácico.

En el articulo han participado un equipo de investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en España y de la Universidad de Iowa en Estados Unidos, analizando material inédito depositado en el Museo Paleontológico Regional de Castilla-la Mancha en Cuenca.

-----
Más información:
9.5.16 0 comentarios

Dinosaurios en Desgranando Ciencia 3

El evento de divulgación científica "Desgranando Ciencia" tuvo lugar los pasados días 15, 16 y 17 de abril. Durante tres días el Parque de las Ciencias de Granada se llenó de charlas, espectáculos y talleres para que todos los públicos aprendieran y experimentaran. Toda la programación reflejaba a la perfección todas las áreas del conocimiento científico, asi que ¿cómo iba a faltar la paleontología? Además de un taller sobre fósiles, las charlas tuvieron una sesión dedicada a Paleontología y Geología. Durante esta sesión se hablaron de temas como el estudio de las evidencias de vida pasada en Marte, la arqueología y paleontología urbanas relacionadas con las obras, el estudio de los icnofósiles de invertebrados o la paleontología de dinosaurios. Y si, ahí es donde entramos nosotros.

En primer lugar, en la charla 'Cómo conocí a Spinosaurus' de Francisco Gascó se acercó al público al proceso de reconsrucción de un dinosaurio desde el descubrimiento de sus huesos en el campo, y cómo estas reconstrucciones pueden ir cambiando con el tiempo. Aquí el vídeo:


En segundo lugar, la ponencia 'Emplumando dinosaurios: ¿Dónde paramos?' de Carlos de Miguel Chaves trató el controvertido tema del cambio de imagen de los dinosaurios terópodos y sus flamentes plumas. ¿Cuántos fósiles de dinosaurios con plumas se conocen? ¿Cómo usamos esta información para reconstruir su aspecto? Basta de spoilers, aquí podéis verlo:


En el canal de Hablando de Ciencia tenéis disponibles todas las charlas y espectáculos de Desgranando Ciencia, por si os pica la curiosidad. Y debería. Sólo os digo una cosa: duelo de astro-copleros. ¿Cómo os quedáis?