29.9.14 0 comentarios

Ilústranos... Rudolph Zallinger

Tres son los grandes artistas del mundo de la paleoilustración, tres enormes profesionales con un gran talento, los cuales, durante el siglo XX, sentaron las bases y sirvieron de inspiración para todos los que vendrían después. Por supuesto, de Knight y de Burian ya hemos hablado, pese a que poco se puede añadir a lo ya conocido universalmente por todos. Pero no hay dos sin tres, y hoy hablaremos del tercer artista de este sensacional trío: Rudolph Zallinger.


Rudolph Franz Zallinger nació el 12 de noviembre de 1919 en Irkutsk, Siberia, fruto del matrimonio entre Franz Zallinger, un soldado austriaco capturado por los rusos durante la Primera Guerra Mundial, y Maria Koncheravich, hija de un ingeniero polaco involucrado en la construcción del Transiberiano. A los 9 meses del nacimiento, la familia Zallinger emigró y se terminaron asentando en Seatlle (EEUU), donde Rudolph pasó su infancia y adolescencia, absorbiendo conocimientos de arte de su padre y sus profesores. Cuando tenía 17 años conoció a John Butler, un artista de Virginia, que le instó a trasladarse a Yale; el joven Rudolph le hizo caso, y allí comenzó su carrera profesional.


Zallinger estudió en la Universidad de Bellas Artes de Yale, donde se reconoció pronto su gran talento, llegando a obtener becas cada semestre. Se licenció en Bellas Artes en 1942. Ese mismo año, consiguió un trabajo para ilustrar algas marinas para el director del Museo Peabody de Yale (también oceanógrafo). El mismo director del museo, Albert Parr, impresionado por su talento, le ofreció a Zallinger pintar un enorme mural para las paredes de su museo. Este aceptó, y así fue como llegaría a trabajar en su obra más icónica: "La Era de los Reptiles".


Con más de 33 metros de longitud y casi 5 de alto, "La Era de los Reptiles" es uno de los murales más grandes del mundo; ocupa toda la pared oriental del Great Hall del Peabody. Llevó cuatro años acabar el mural, de 1943 a 1947, y conllevó un importante estudio de las faunas y floras prehistóricas por parte de Zallinger, que fue asesorado por varios importantes investigadores para que fuera lo más exacto posible. El mural, que representa la evolución de la vida en tierra firme desde el Devónico hasta el final del Cretácico, fue pintado siguiendo la técnica del fresco, y su éxito fue enorme. Tanto, que la revista Life empezó a pedirle ilustraciones a Zallinger, las cuales desembocaron en un segundo mural en el Peabody llamado "La Era de los Mamíferos".


Posteriormente, Zallinger siguió realizando numerosas ilustraciones para la revista Life, de carácter naturalista, paleontológico e histórico; también ilustró el libro "Dinosaurs and Other Prehistoric Reptiles", de Golden Press, y trabajó durante muchos años como profesor de Bellas Artes en la Universidad de Yale, en la de Hartford y la Escuela Paier de Arte, en Hamden (Connecticut). El trabajo de Zallinger fue realmente influyente, tanto en su época como posteriormente, llegando incluso a utilizarse el tiranosaurio de "La Era de los Reptiles" como referencia en el diseño de Godzilla de 1954. Podéis buscar en internet imágenes de sus obras (aunque lo cierto es que la mayoría pertenecen a su famoso mural) y disfrutar. Zallinger murió el 1 de agosto de 1995.


26.9.14 0 comentarios

Ikrandraco avatar y la influencia del imaginario de ficción en los taxones descritos por paleontólogos

Si bien estas últimas semanas los nuevos datos e interpretaciones publicados sobre Spinosaurus han sumido en un intenso debate a través de la red a la comunidad paleontológica eclipsando cualquier otro descubrimiento, no ha sido el único que ha trascendido: ya en el anterior post se hacía eco de la presentación de Eodryosaurus nanohallucis, un pequeño ornitópodo del Jurásico Superior de Portugal. Otro de los descubrimientos que ha tenido una notable difusión ha sido la publicación de un nuevo género de pterosaurio de unos 120 millones de años hallado en China (1). Su nombre: Ikrandraco avatar. Sí, como y debido a la película de James Cameron en la que salían líquenes que brillaban en la oscuridad e indígenas extraterrestres azulados que volaban sobre los lomos de criaturas reptiliformes aladas. Y es de uno de estos seres voladores a los que hace referencia el género, cuya traducción del latín vendría a ser “Dragón Ikran”. De hecho, los descubridores de Ikrandraco le confirieron dicho nombre porque este pterosaurio presenta una cresta dentaria que recuerda a la de los Ikran del planeta imaginario de Pandora.

Izquierda: ilustración de Ikrandraco avatar por John Conway. Derecha: una de las criaturas voladoras llamadas Ikran que aparece en la película de Avatar.

Pero el caso de Ikrandraco avatar no es ni mucho menos el único género y especie que hace referencia a criaturas de películas, sino que es el último en unirse a una larga lista de taxones dedicados a personajes, expresiones, artefactos o lugares relacionados con la literatura, el cómic, las series de televisión y el cine de ficción. En total, hasta la publicación de Ikrandraco se habían descrito 27 géneros y 44 especies que hacen referencia a elementos de diferentes relatos de ficción (2).

Entre estos, encontramos un total de 30 taxones extintos (12 géneros y 18 especies) que hacen referencia al legendarium de J.R.R. Tolkien. El más reciente y conocido de todos ellos es el terópodo Sauroniops pachytholus (3), cuyo nombre genérico quiere decir literalmente en griego “Ojo de Sauron” debido a que sólo es conocido por un único hueso sobre la cuenca ocular, haciendo un guiño a Sauron porque durante El Señor de los Anillos su presencia corpórea está limitada a un gran ojo.

Izquierda: ilustración de Emiliano Troco que muestra al fondo un Sauroniops devorando a una presa. Derecha: el Ojo de Sauron al que debe su nombre tal y como aparece en la trilogía fílmica de El Señor de los Anillos.

Hay más dinosaurios a parte de Sauroniops que hacen referencia a relatos de ficción: desde un pequeño terópodo que hace referencia al personaje de Disney Bambi hasta un ceratopsio, Medusaceratops lokii, cuyo género hace referencia a la gorgona Medusa de la película Furia de Titanes y cuya especie se refiere a Loki, personaje de los cómics de Marvel basado en el dios homónimo de la mitología escandinava.

Más allá de los dinosaurios, encontramos un género de gasterópodo del Silúrico que hace referencia a Frodo Bolsón o una tortuga del Pleistoceno, Ninjemys, que en griego significa literalmente “tortuga ninja” así como numerosas especies de ginkgófitas y coníferas que han sido dedicadas a personajes del Mundodisco de Terry Pratchett. El más llamativo de todos tal vez sea un género y especie de trilobites del Ordovícico llamado Han solo (sí, género Han y especie solo). Lo más chistoso del asunto es que, además, su autor justificase tal denominación aduciendo no al protagonista de la primera trilogía de Star Wars, sino que el género se refería a la etnia más numerosa de China –país donde fue descubierto– y la especie a que, al tratarse del trilobite diplagnostídeo más reciente, fue el último superviviente de su familia (4) (si bien su descubridor posteriormente admitió lo evidente, es decir, que se refería al audaz personaje interpretado por Harrison Ford).

Por cierto, entre todos los taxones extintos hay varios descubiertos en la península Ibérica. Uno de ellos es Larachelus morla (5), una tortuga del Cretácico Inferior descubierta en la localidad burgalesa de Salas de los Infantes cuyo nombre específico hace referencia a la vetusta Morla, un quelonio gigante que aparece en La Historia Interminable y que cierto grupo de rock madrileño ha popularizado recientemente al llevar su nombre. El otro taxón descubierto es una especie cangrejo ermitaño del Cretácico de Navarra, Annuntidiogenes worfi, que se basa en el personaje de Worf de la saga Star Trek.

Izquierda: la vetusta Morla en la película La Historia Interminable de 1984. Derecha: holotipo de Larachelus morla Pérez-García & Murelaga, 2012 expuesto en el Museo Arqueológico y Paleontológico de Salas de los Infantes (Burgos).

Hay quien pensará que utilizar tales nombres sea poco riguroso, pero el caso es que ciertos relatos y películas de ficción, como Avatar, El Señor de los Anillos o Star Wars están situados en el acervo cultural como iconos referenciales que sustituyen a las antiguas mitologías. Por tanto, el uso de estos nombres no sólo añade ‘frescura’ a un campo bastante oscuro como la sistemática, sino que funciona como un elemento necesario de divulgación científica que atrae la atención del público hacia estos temas: mirad si no uno de los últimos programas de Espai Terra (de TV3) donde los periodistas mencionan la publicación de Ikrandraco avatar y su etimología. Además, estas referencias a los relatos de ciencia-ficción y fantasía ponen de manifiesto y para la posteridad que éstos pueden ser fuente de inspiración para los taxónomos y, entre ellos, los paleontólogos.

-----
Referencias:
  • (1) Xiaolin Wang, Taissa Rodrigues, Shunxing Jiang, Xin Cheng & Alexander W. A. Kellner (2014). An Early Cretaceous pterosaur with an unusual mandibular crest from China and a potential novel feeding strategy. Scientific Reports 4: 6329 | DOI: 10.1038/srep06329.
  • (2) Borja Holgado, Israel M. Sánchez, Daniel Vidal & José L. Sanz (2014). La influencia del relato de ficción en los taxones descritos por paleontólogos. En: New Insights on Ancient Life (G. Arreguín-Rodríguez, J. Colmenar, E. Díaz-Berenguer, J. Galán, A. Legarda -Lisarri, J. Parrilla-Bel, E. Puértolas-Pascual & R. Silva-Casal, Eds.), 207-210. Boltaña, Huesca.
  • (3) Andrea Cau, Fabio M. Dalla Vecchia & Matteo Fabbri (2012). A thick-skulled theropod (Dinosauria, Saurischia) from the Upper Cretaceous of Morocco with implications for carcharodontosaurid cranial evolution. Cretaceous Research 40, 251-260.
  • (4) Samuel T. Turvey (2005). Agnostid trilobites from the Arenig-Llanvirn of South China. Transactions of the Royal Society of Edinburgh: Earth Sciences 95(3-4): 527-542.
  • (5) Adán Pérez-García & Xabier Murelaga (2012). Larachelus morla gen. et sp. nov., a new member of the little-known European Early Cretaceous record of stem cryptodiran turtles. Journal of Vertebrate Paleontology 32 (6): 1293.
16.9.14 0 comentarios

Eousdryosaurus: pequeño gran dinosaurio


En tiempos de titanes, siempre existen pequeños grandes hombres, que se lo digan a Perseo (lo sabemos, es un semidiós). Pues en el Jurásico Superior, también un tiempo de titanes, existían pequeños grandes dinosaurios. Y uno de los últimos en llegar ha sido publicado hace unos días en la revista científica Journal of Vertebrate Paleontology: Eousdryosaurus nanohallucis un pequeño driosaurio de aproximadamente 1.60 centímetros de longitud. Eousdryosaurus es difícil que se codease con Lourinhasaurus o Allosaurus, pero a la carrera….

Vamos con el resumen del artículo:

A new dryosaurid ornithopod, Eousdryosaurus nanohallucis, gen. et sp. nov., is described here based on a single specimen from the Late Jurassic Alcobaça Formation of Portugal. Eousdryosaurus nanohallucis is distinguished from all other dryosaurids by eight autapomorphic features and a unique combination of characters, some of which are also shared by other dryosaurids. Eousdryosaurus is linked with Dryosauridae, because the fourth trochanter is proximally placed and widely separated from the scar for the insertion of the M. caudifemoralis longus, which is restricted to the medial surface of the femoral shaft. Phylogenetic analysis nests Eousdryosaurus in an unresolved polytomy at the base of Dryosauridae together with Callovosaurus, Dryosaurus, and Kangnasaurus. The complete pes of Eousdryosaurus, which has a phalangeal formula of 1-3-4-5-0, supports the putative autapomorphic reduction of the dryosaurid pes that also occurs in parallel in more derived ornithopods.

Aviso para residentes o visitantes de Torres Vedras, a las 17 horas de hoy martes se celebrará en el Museu Municipal Leonel Trindade la presentación de este nueva especie de dinosaurio. Os dejamos el cartel de presentación del evento.


Más información:
  • Fernando Escaso, Francisco Ortega, Pedro Dantas, Elisabete Malafaia, Bruno Silva, José M. Gasulla, Pedro Mocho, Iván Narváez & José L. Sanz. A new dryosaurid ornithopod (Dinosauria, Ornithischia) from the Late Jurassic of Portugal. Journal of Vertebrate Paleontology, 34(5): 1102 - 1112. doi: 10.1080/02724634.2014.849715.
  • En la imagen, reconstrucción en vida de Eousdryosaurus nanohallucis por Raúl Martín.
9.9.14 0 comentarios

Una nueva campaña en el Jurásico portugués


Entre los días 30 de agosto y 8 de septiembre tuvo lugar una nueva campaña de excavación en sedimentos del Jurásico Superior portugués. Dicha campaña, organizada y coordinada por la Sociedade de História Natural (SHN), se centró en el yacimiento de Casal da Costa, en la localidad de Cambelas (Torres Vedras). Los trabajos de excavación se iniciaron en este yacimiento en el año 2003, y tras la recuperación de varios restos, no se volvió allí hasta que en 2011 se hizo una re-evaluación del lugar. Así, los investigadores de la SHN decidieron retomar las actividades en esta localidad, y esta última campaña no hace más que confirmar el gran potencial del yacimiento: en los diez días que han durado los trabajos, se han extraído fósiles de saurópodos y de dinosaurios acorazados (tireóforos).


Además de los miembros de la SHN, han participado en esta campaña estudiantes de carrera, máster y doctorado de varios centros: de la Universidad de Évora, del Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lisboa, de la Universidad Autónoma de Madrid y por último del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED. Se espera que en el futuro se incorporen nuevos participantes de otras instituciones, pues los resultados obtenidos en esta campaña hacen que empiecen a ponerse en marcha los trámites para volver a la localidad de Cambelas en próximos años. Sin duda, la aparición de nuevos restos que se suman a los ya extraídos proporcionarán importante información sobre la fauna de dinosaurios del Jurásico Superior de Portugal, y su relación con las faunas jurásica de Norteamérica, con quienes comparten grandes afinidades.


Al margen de la labor puramente científica, también ha sido, por supuesto, una buena ocasión para aprovechar y disfrutar de la gente y costumbres de la zona, de la gastronomía portuguesa y de las impresionantes zonas costeras.
2.9.14 0 comentarios

Datanglong guangxiensis, un posible carcharodontosaurio de China

Dentro de Carcharodontosauria, ese grupo que no deja de sorprendernos y que no para de extenderse por todo el globo, se ha establecido un nuevo miembro primitivo hallado en el Cretácico Inferior del sur de China, Datanglong guangxiensis. El material fue hallado en la Formación Xinlong en la cuenca Datang (Guangxi), posiblemente de edad Aptiense. Como sabemos, no es el primero de la región asiática, existen otros miembros de este grupo como Saochilong, Kelmayisaurus, Fukuiraptor y el polémico Chilantaisaurus (aunque estos últimos forman parte de la polémica que existe en la situación filogenética de los megaraptosaurios).


El material definido como holotipo consta de la vértebra dorsal más posterior, de todas las vértebras sacras, las dos primeras caudales, el primer chevron, ambos ilion aunque incompletos y fragmentos del pubis y del isquion. Aunque el material es escaso y restringido sólo a la zona pélvica del esqueleto, sus autores definen características únicas y diagnósticas de este ejemplar además de sinapomorfías que lo definirían como un carcharodontosaurio primitivo. Estas sinapomorfías son la presencia de espacios internos y forámenes neumáticos  externos en la superficie lateral del ilion y una articulación isquion-ilion del tipo peg-and-socket. Estos caracteres, que lo definirían como carcharodontosauria, y otros observados en el fósil muestran mayor semejanza a especies incluidas dentro del grupo de los megaraptorinos (según Benson et al., 2010) o de los megaraptoridos (según Novas et al., 2014). Pero la falta de información de este ejemplar sólo permite codificar un 10% de la matríz de caracteres que han utilizado en este estudio. Dicha escasez implica una posición ambigua del mismo dentro del grupo, situándolo en una politomía basal junto a los dos linajes carcharodonotaurianos y otros ejemplares del grupo. Además, los autores no realizan ninguna comparación con miembros coelurosaurios, limitando así la aproximación filogenética.

Además de esto, la comparación con los demás ejemplares asiáticos se dificulta al existir poco o nulo material solapando entre ellos. Es posible compararlo con el ilion incompleto de Chilantaisaurus y de Fukuiraptor. En el primer caso se diferencia por la ausencia del lóbulo del proceso preacetabular en Chilantaisaurus, mientras que con Fukuiraptor difiere en las proporciones del pedúnculo púbico.


A pesar de la necesidad de hallar más material y ampliar el conocimiento filogenético de este ejemplar, si Datanglong fuese finalmente soportado dentro del clado Carcharodontosauria esto supondría la dispersión geográfica del grupo dentro de Asia y soportaría la idea de que los carcharodontosaurios fueron un grupo de depredadores cosmopolitas durante el Cretácico Inferior-Medio.

-----
Más información:
26.8.14 0 comentarios

Campaña Paleontológica en Utah 2014

Pedro Mocho (UNED/SHN) y Doug Goodreau (responsable del Dinolab del Natural History Museum of Los Angeles County)

Como en los últimos años, hemos continuado colaborando en las excavaciones de dinosaurios en sedimentos del Jurásico Superior de la Formación Morrison, en el condado de San Juan (Utah, EEUU). Esta campaña, dirigida por el Dinosaur Institute del Natural History Museum of Los Angeles County, ha contado, de nuevo, con la presencia del paleontólogo Pedro Mocho, investigador de la Universidad Autónoma de Madrid e de la Sociedade de História Natural de Torres Vedras cuyas investigaciones, llevadas acabo en colaboración con el Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y la Fundación Dinópolis, se centran en la historia evolutiva de los saurópodos del Jurásico Superior portugués así como en el estudio de la evolución de los saurópodos en el transito del Jurásico Medio-Jurásico Superior.

Miembro del equipo del Dinosaur Institute excavando un fémur de un saurópodo diplodocido

Además de su belleza natural, el estado de Utah es conocido por albergar importantes extensiones de la Formación Morrison ricas en fósiles de dinosaurios. Desde el 2007, año en que fue descubierto el yacimiento conocido como "Gnathalie", se han escavado centenares de huesos pertenecientes a diversos grupos de dinosaurios: saurópodos, ornitísquios y terópodos. 

Doug Goodreau (LAC) y Jonatan Kaluza, preparador paleontológico argentino

En esta campaña, los trabajos de excavación se han centrado en la recuperación  de decenas de huesos preliminarmente relacionados con saurópodos diplodócidos, dando así continuidad a los trabajos realizados en los años precedentes. Ahora ya en Los Angeles, continuamos con el estudio de todo el material fósil encontrado previamente en el yacimiento de Gnathalie.
25.8.14 0 comentarios

Ilústranos... Brian Choo

Aaaahhh, el verano... Esa época en la que hace tanto calor que nuestros cansados cuerpos se relajan, nuestras ganas de trabajar se agotan y lo único que apetece es marcharnos de vacaciones. Si te encuentras disfrutando de un merecido baño junto al mar o junto a la piscina, esta entrada a lo mejor te da más igual; si, por otro lado, estas sufriendo las inclemencias de las altas temperaturas de esta época del año, te traemos un "Ilústranos..." de lo más refrescante. Ven y acompáñanos a los mares prehistóricos de la mano de Brian Choo.


Brian Choo es un científico y artista de origen australiano. Estudió Ciencias Biológicas en la Universidad Murdoch (Perth, en Australia occidental). Como viene siendo habitual, siempre le había gustado dibujar, aunque durante sus estudios dejó de lado su formación artística. Empezó a producir paleoarte en los 90, al unirse al "Dinosaur Club" del Western Australian Museum. Con los años y la mejora de sus capacidades artísticas ("por ensayo y error", como él dice), varias de sus ilustraciones empezaron a tener bastante difusión.


Con el paso de los años el conocimiento artístico y de diferentes técnicas de Choo se ha ido incrementando y, por tanto, sus trabajos han ido ganando cada vez más en calidad. Cuando comenzó, todas sus pinturas las realizaba con acrílicas; posteriormente, a esas pinturas con acrílicas empezó a añadirles retoques digitales, metiéndose en el mundo de la pintura con ordenador. Por último, terminó incorporando a sus obras la fotocomposición. Así, para un animal que dibuja en primer lugar a mano, posteriormente añade retoques digitales, y utiliza fondos de fotografías para reconstruir la imagen final de la escena.


"¿Y por qué esta profusión de escenas acuáticas?", os estaréis preguntando posiblemente algunos. Bien, como ya hemos comentado, Choo no solo es paleoilustrador, sino también investigador. En 2005 empezó su doctorado en peces actinopterigios del Devónico en el Victoria Museum de Melbourne, y ese sigue siendo su principal grupo de estudio: peces del Silúrico y el Devónico. Puesto que cuando comenzó su doctorado ya había desarrollado notablemente sus cualidades artísticas, era normal que empezara a ilustrar sus propios artículos científicos y los de otros compañeros. La mayoría de ellos, claro está, centrados en organismos acuáticos.


No todo son ambientes marinos, eso sí. Brian Choo también ha realizado ilustraciones para artículos científicos de otras temáticas, como un estudio sobre la dieta de Microraptor o la presentación de Yutyrannus. Como hemos comentado, ha colaborado con revistas y algunos libros. Si queréis disfrutar de sus trabajos (obviamente, con más calidad cuanto más modernos son), y alucinar con algunos extraños peces antediluvianos, pinchad aquí para ver su cuenta en DeviantArt y olvidar un rato este calor estival.


21.8.14 0 comentarios

Un poco de paleobiología de titanosaurios sudamericanos


Los mayores avances en el conocimiento de los titanosaurios se han llevado a cabo en tiempos recientes, apenas los últimos quince años. Especialmente en campos de la paleobiología como la neumaticidad, ontogenia y reproducción, neuroanatomía, etc.

Los abundantes y diversos restos de titanosaurios encontrados en América del Sur han permitido parte de estos avances. Así como sitios icónicos como Auca Mahuevo, los restos de una localidad de anidación de saurópodo de la que se han podido estudiar algunos de los escasos individuos de titanosaurio en estado embrionario o en estadios tempranos de su ontogenia.

Rodolfo García y colaboradores han publicado recientemente un estudio sobre el estado de conocimiento actual de la reproducción, cría, ontogenia, biomecánica y neuroanatomía de los titanosaurios de América del Sur. Este estudio se puede acceder como preimpresión online en Ameghiniana.


Reproducción, nidos y desarrollo ontogenético

Los titanosaurios pondrían gran cantidad de huevos de pequeño tamaño (10-25 cm de diámetro) en nidos excavados, normalmente dispuestos en círculo. No se sabe si estarían cubiertos o si eran incubados. Existen evidencias tanto para defender la hipótesis de crías precociales, la condición primitiva, que no serían incubadas, nacerían con capacidad para desplazarse, actuar con independencia, etc. O por otra parte, existen también evidencias de una estrategia altricial, que las crías tendrían una osificación postnatal de los huesos de las extremidades o un desarrollo de la dentición que implicarían una incubación y cuidado parental por los adultos.

Si hay evidencias en cambio de zonas de anidado donde predominaba una única especie y a las que se regresaba de manera estacional para poner los huevos.

A la izquierda, uno de los nidos de titanosaurios. A la derecha, foto de un nivel de Auca Mahuevo donde se encontraron huevos de titanosaurios. Las marcas corresponden a la posición de nidos.

En cuanto al desarrollo, es importante recalcar que se tienen pocos restos craneales de titanosaurio, así que los embriones de Auca Mahuevo suponen un hallazgo importante también por conservar los cráneos de crías de titanosaurio. De ellos se ha identificado el crecimiento con un alargamiento importante del cráneo. O la presencia de dientes hasta una zona más posterior de la mandíbula que en adultos. Se reconoce que las crías tendrían una alimentación muy similar a la de los adultos desde edad temprana.

Propuesta de crecimiento desde el craneo de embrión de titanosaurio como los encontrados en Auca Mahuevo, hasta craneo de titanosaurio adulto basado en Nemegtosaurus mongoliensis.


Histología y neumaticidad

Los titanosaurios experimentan una remodelación extensiva a hueso Harvesiano, aunque aún no se ha determinado las causas de este proceso. Varios de los procesos que se barajan podrían estar relacionados bien con la formación de las estructuras por en una fase temprana de la ontogenia. Hay que tener en cuenta el desarrollo de sonfospondilia en el esqueleto axial, así como otras estructuras relacionadas con sacos aéreos similares a los de las aves que se extendían a las extremidades requieren un proceso importante de remodelación. Esto impediría que estas partes del esqueleto actuasen como reservorio de calcio, por lo que la reabsorción de material en huesos largos pudiese ser mucho más marcada que en otros saurópodos.

Detalle de la pneumaticidad en el esqueleto axial y apendicular de titanosaurios. La estructura camelar del interior de las vértebras se puede ver en el corte en tomografía (2). Abreviaturas: cf - foramen coracoides, gs - superficie glenoide, nc - canal neural, pc - cavidad pneumática, pf - formanen pneumático, posl - lámina postzigoapofisal.

Otra hipótesis no excluyente a la anterior, sería el proceso de formación temprano de osteodermos. Éstos se han propuesto que actuarían de reservorio, pero una vez formados. En la etapa de formación en cambio, se ha observado en anquilosaurios que el calcio necesario es reabsorbido principalmente del hueso largo del organismo. Este proceso también pudiera producirse en titanosaurios, con el consiguiente remodelado del hueso largo posterior a la formación de osteodermos.


Biomecánica

Los titanosaurios tienen una posición de las extremidades diferente respecto a otros saurópodos. En lugar de una posición casi columnar, verticalizadas, que asemejarían aun con algunas diferencias con los elefantes, los titanosaurios tienen una postura más abierta, con cierto ángulo, por lo que sus extremidades más que columnas soportarían el peso como “arcos”.
La comparativa biomecánica de este estudio demuestra que las modificaciones en las inserciones musculares permitirían compensar los esfuerzos del peso en esta nueva postura. Además, esta morfología de las extremidades así como algunos caracteres podrían estar más relacionados con la posibilidad de los titanosaurios de adoptar una postura bípeda ¿se acuerdan del braquiosaurio de Jurassic Park? ¿o las posturas de algunos saurópodos clásicos en los montajes de museos de EEUU? Bien, pues puede que los titanosaurios, después de todo, sí fuese posible que adoptasen esas posiciones en momentos puntuales para alimentarse, aparearse, etc.

Detalle de la diferencia de posturas de las extremidades entre [izquierda] Loxodonta africana (elefante africano) y Camarasaurus, frente al titanosaurio [derecha] Opisthocoelicaudia.

Neuroanatomía

Y por último llegamos al estudio del cerebro. ¿Recuerdan ese artículo sobre el Ampelosaurus “torpe” de Lo Hueco? Bueno, pues parece que por ahí van los tiros.

Al parecer, la reducción en tamaño de la parte media del cerebro, el canal semicircular anterior o la robustez del laberinto implicarían una regresión al carácter plesiomórfico. Esto les permitiría captar una alta frecuencia de sonidos, no tan elevada como las aves no obstante, pero por el contrario la ausencia del proceso flocular unido a lo anterior, o la posición de las narinas externas restringiría la capacidad para rotación de la cabeza y capacidad para movimientos del cuello. Además de la reducción del tracto ofatorio y los bulbos, por lo que tampoco gozarían de buen olfato.

Oído interno de los titanosaurios (8-11) Bonatitan, (9-12) Antarctosaurus y (10-13) el diplodócido Amargasaurus.

De todas formas, que no fuesen excelentes y ágiles perros de caza, tampoco implica necesariamente que les colguemos rápidamente el adjetivo “tontorrón” o “torpe”. Un poco de respeto para los pobres titanosaurios.


Y poco más se puede escribir. Todo esto es un resúmen del resúmen que se extrae en la discusión y conclusiones. Así que ¡vayan y lean el artículo!

-----
Más información:
19.8.14 0 comentarios

¿Plumas en ornitisquios y en todos los dinosaurios?

Kulindadromeus zabaikalicus, por Eloy Manzanero.

El mes  pasado nos encontrábamos con la publicación de un nuevo trabajo con un revelador material que ya fue anunciado desde el último SVP. Se trata de Kulindadromeus zabaikalicus, un neornitisquio basal del Jurásico siberiano que presenta un buen registro de estructuras epidérmicas; entre las cuales destacan, tres tipos de filamentos de distinta complejidad similares a las plumas de los terópodos:
  1. Monofilamentos similares al “morfotipo 1” de Xu et al., (2010) distribuidos en torno al torso y la cabeza (más cortos y finos que los monofilamentos presentes en los ornitisquios Psittacosaurus y Tianyulong, y recordando más a los del terópodo Sinosauropteryx).
  2. Grupos de seis a siete filamentos que convergen proximalmente en la región central de una placa basal, localizados a lo largo del húmero y el fémur. Según Godefroit et al., (2014) estas estructuras recuerdan al “morfotipo 3” y a las plumas hacia abajo de algunas razas de pollos actuales como el Silkie. Las placas basales tienen la peculiaridad de estar espaciadas, a diferencia de las escamas de las extremidades y la cola de  K. zabaikalicus y de las escamas emplumadas que recubren el metatarso de formas actuales; pero, según señalan los autores, será necesaria una investigación más profunda para determinar si dichas placas pudieran ser escamas o una estructura relacionada con el cálamo (la parte hueca proximal de la pluma que se inserta en la piel).
  3. Un tercer morfotipo previamente desconocido localizado en torno a la región proximal de la tibia, compuesto por racimos de seis a siete elementos pero en forma de cinta y más o menos agrupados de manera proximal, cerca de la superficie del hueso. Cada elemento en forma de cinta presenta un eje oscuro a lo largo de su longitud y alrededor de diez filamentos paralelos internos. Esto aumenta aún más la singularidad del hallazgo, siendo la primera vez que aparece una estructura semejante.

1: Modelo de los morfotipos de tegumento filamentoso en dinosaurios extraído de Xu et al., (2010). 2: Pollos de raza Silkie. 3: Figuras extraídas de Godefroit et al., (2014);  estructuras semejantes al morfotipo "3" (a) y su interpretación gráfica (b), estructuras en forma de cinta (c) y su interpretación gráfica (d).

La presencia de estructuras filamentosas tanto simples como complejas, apoya la hipótesis de que los filamentos de Psittacosaurus y Tianyulong sean homólogos a las “protoplumas” de los terópodos, y que tal vez estuvieran presentes desde los taxones más primitivos de Dinosauria o incluso que la habilidad de formar filamentos simples y estructuras compuestas complejas provenga desde el clado Arcosauromorpha, como podría estar ejemplificando el registro dérmico de los pterosaurios y Longisquama.

Y por si acaso con todo lo anterior, no fuera suficiente para dar relevancia a este hallazgo, K. zabaikalicus también arroja gran información con el registro fósil de sus escamas, por un lado con la novedosa configuración de las localizadas en su cola, con al menos cinco hileras de grandes escamas ligeramente arqueadas con una pequeña imbricación, de tal modo que cada una cubre parte de la adyacente en sentido caudal-craneal (esto supone un tipo de cubierta descrito por primera vez en Dinosauria). Y por el otro, con la presencia de escamas y ausencia de estructuras similares a plumas en las extremidades posteriores distales de este animal, que recuerdan a la configuración de los apéndices tegumentarios en Ornithuromorpha. Ya ha sido registrada una pérdida gradual en sentido distal-proximal de las plumas en los miembros posteriores en la historia evolutiva de los dinosaurios avialanos hasta llegar a la apariencia típica de Ornithuromorpha, y experimentos adicionales concluyen que una epidermis emplumada es la característica predeterminada en las aves, siendo la aparición de regiones sin plumas el resultado de la inhibición del desarrollo de la pluma. De acuerdo con los autores, es probable que la extensión de la piel exclusivamente escamosa en los miembros posteriores de K. zabaikalicus pudiera explicarse por la inhibición del desarrollo de estas estructuras, que por su similitud con las plumas de los terópodos, sugieren que profundos mecanismos de homología explicarían esta complejidad en la distribución de los apéndices cutáneos en Dinosauria.

Vistas dorsales de las escamas caudales con distinto nivel de detalle. Imágenes extraídas de Godefroit et al., (2014).

Quizá por el momento, lo único seguro es que este animal representa un nuevo registro clave en el panorama de la piel de los dinosaurios más basales, tan desconocido aún, que lo sorprendente sería que no hubiera más sorpresas.

------
Referencias:
  • X. Xu, X. Zheng, H. You, 2010, "Known feather morphotypes across a simplified dinosaurian phylogeny." Nature 464, 1338–1341.
  • Pascal Godefroit, Sofia M. Sinitsa, Danielle Dhouailly, Yuri L. Bolotsky, Alexander V. Sizov, Maria E. McNamara, Michael J. Benton & Paul Spagna, 2014, "A Jurassic ornithischian dinosaur from Siberia with both feathers and scales", Science 345(6195): 451-455.
17.8.14 0 comentarios

El verano y los reyes del mambo


Sin darnos cuenta se nos fue el mes de julio, nos vamos haciendo con agosto y, poco a poco, con el verano.

A los conquenses, además, se nos fueron los dinosaurios. Pero, dada la época en la que estamos, no es de extrañar. El que más y el que menos, con presupuestos altos y bajos, trata de aprovechar el periodo estival para relajarse, olvidar los problemas del trabajo (¿qué es eso?) y conocer otros mundos.

Los dinosaurios conquenses no iban a ser menos. Una representación de ellos cambió el calor de Cuenca por el de Ciudad Real (aunque dudo que esa alteración espacial les haya gustado mucho) y otros, los más avispados, optaron por viajar a Japón. Estos sí fueron inteligentes porque, aunque el largo viaje en avión pusiera los pelos de punta a más de uno, el despliegue técnico al que han asistido seguro que ha merecido la pena. A lo bueno todo el mundo se acostumbra rápido.

Sin embargo, la pregunta que flota en el ambiente y que me bulle en la cabeza es ¿qué pasará a la vuelta? Después de un año disfrutando de mimos, alta tecnología y visitas top-ten, ¿volverán a su tierra para criar polvo en estanterías?

Cabe otra posibilidad: que pidan asilo político en aquel país. Motivos no les van a faltar porque ellos, que ya pasaron por un cataclismo que los avocó a la extinción, conocen mejor que nadie los síntomas previos al desastre: hambruna, revueltas sociales, emigración…

La vitrina, limpia y reluciente, ya la tienen. La publicidad, también (aunque, desde mi modesto punto de vista, sea algo cutre). Y la atención, el interés y el respeto de los japoneses, los reciben a espuertas.

En estas condiciones, la mayoría entenderíamos que optasen por asentar definitivamente sus huesos en el primer lugar donde los han tratado como auténticos reyes del mambo. Y de paso, que creen patria, para los que vayan después…

Dinosaurios de andar por casa
Sonia Martínez