23.2.18 0 comentarios

The Edmontosaurus paradox


Tyrannosaurus, Triceratops, Ankylosaurus, Pachycephalosaurus, Struthiomimus, Anzu o Edmontosaurus son algunos de los dinosaurios que ha aportado al mundo de la dinosauriología la conocidísima Hell Creek Formation que se encuentra distribuida por los estados norteamericanos de Montana, Wyoming y las dos Dakotas. En esta formación finicretácica, el hadrosaurio del que se conocen una gran cantidad de ejemplares y alguno de los esqueletos más completos preservados es Edmontosaurus. Este "lagarto terrible" "pico de pato" podría alcanzar en estado adulto los 15 metros de longitud y algo más de 7 toneladas de peso. No obstante, y hasta el momento, no se conocían bien los pollos, es decir, las crías recién salidas del huevo de este inmenso dinosaurio. La descripción de un pollo relativamente completo y articulado en la revista científica Journal of Vertebrate Paleontology ha permitido proponer una nueva hipótesis sobre como era el modo de locomoción en los primeros estadios ontogenéticos de esta especie. Hasta ahora la hipótesis que propone un cambio a nivel ontogenético en el modo de marcha de los dinosaurios hadrosaurios, pasando de una locomoción bípedo en los primeros estadios a una macha cuadrúpeda en ejemplares adultos, se daba por válida. Los estudios sobre las proporciones de las extremidades de este pollo de Edmontosaurus señalan una relación de isometría entre las extremidades anteriores y posteriores contrario a lo propuesto hasta el momento para este tipo de dinosaurios. Así, en el estudio se concluye que los pollos de los dinosaurios hadrosaurios serían capaces de desarrollar una marcha totalmente cuadrúpeda como sucede en los individuos adultos.

La paradoja de Edmontosaurus, un taxón con una compleja historia en su interpretación taxonómica es, hasta ahora, la llave para conocer como caminaban los ejemplares más precoces de los dinosaurios hadrosaurios.

The Hell Creek Formation preserves one of the most intensely studied late Cretaceous terrestrial fossil units. Over 22 dinosaur genera are currently recognized from this unit, but the record of juvenile individuals is surprisingly limited. Here, we document a nestling hadrosaur that represents the first occurrence of an articulated nestling dinosaur skeleton from the latest Cretaceous (late Maastrichtian) of North America. The specimen (UCMP 128181) preserves a partial scapula, nearly complete rib cage, vertebral series from the shoulder to mid-tail, a large portion of the pelvic girdle, and both hind limbs through a combination of bone and/or natural impressions in the concretion. It is assignable to the genus Edmontosaurus based on the shape of the prepubic process, or blade, of the pubis. The specimen represents the earliest ontogenetic growth stage of Edmontosaurus cf. annectens and possesses a femur length of 148 mm. It greatly contributes as a new end member to a sample of associated Edmontosaurus skeletons that is well suited for allometrically testing the hypothesized ontogenetic gait shift in hadrosaurs from bipedal juveniles to quadrupedal adults using individual limb proportions. Although UCMP 128181 does not preserve forelimbs, regressions based on associated Edmontosaurus skeletons (N D 25) reveal overall isometry of the forelimb relative to the hind limb, and within each limb. These data indicate that Edmontosaurus nestlings were anatomically capable of fully quadrupedal locomotion and provide no compelling evidence to support an ontogenetic gait shift in hadrosaurids.

-----
Más información:
  • Referencia: Mateusz Wosik, Mark B. Goodwin & David C. Evans (2018): A nestling-sized skeleton of Edmontosaurus (Ornithischia, Hadrosauridae) from the Hell Creek Formation of northeastern Montana, U.S.A., with an analysis of ontogenetic limb allometry. Journal of Vertebrate Paleontology: e1398168. DOI: 10.1080/02724634.2017.1398168.
  • Imagen tomada de aquí (Autor: Peter Minister).
16.2.18 0 comentarios

Una serie de catastróficas desdichas


Quizá uno de los lugares comunes de debate en el mundo de la dinosauriología y que sigue en activo (y muy probablemente lo seguirá estando en un futuro), es el momento y las causas de la extinción de los dinosaurios no avianos. El final de la era de estos grandes dominadores de los ecosistemas terrestres del Mesozoico (aunque actualmente siguen siendo el grupo de vertebrados de mayor éxito evolutivo) hace unos 66 millones de años sigue dando que hablar. Este periodo controvertido de la historia de la vida en el planeta Tierra está marcado por tres procesos de repercusión sonora: la extinción en masa del límite Cretácico-Paleógeno, una concatenación de grandes erupciones volcánicas masivas en la meseta de Decán y el impacto de un meteorito en Chicxulub. Hasta el momento la discusión se centra en si el impacto meteorítico desencadenó las erupciones en masa de la meseta del Decán o si estas son previas al impacto en Chicxulub. Y esto seguirá… No obstante, lo que si parece claro a raíz de un reciente estudio publicado en la revista científica Science Advances, es que el impacto del cuerpo extraterrestre tuvo su efecto en la generación de un importantísimo magmatismo a escala planetaria que incluso tuvo su repercusión en los fondos marinos. En este trabajo este magmatismo entra en el juego de eventos que desencadenaron los cambios en la superficie planetaria hace unos 66 millones de años y que dieron al traste con un icónico grupo de vertebrados, los «lagartos terribles».

Lo único evidente parece ser que una serie de catastróficas desdichas acabaron con los dinosaurios… pero no con todos, ya que una estirpe de dinosaurios voladores de enorme diversidad continúa su andadura por el planeta.

El resumen del trabajo es el siguiente:

Eruptive phenomena at all scales, from hydrothermal geysers to flood basalts, can potentially be initiated or modulated by external mechanical perturbations. We present evidence for the triggering of magmatism on a global scale by the Chicxulub meteorite impact at the Cretaceous-Paleogene (K-Pg) boundary, recorded by transiently increased crustal production at mid-ocean ridges. Concentrated positive free-air gravity and coincident seafloor topographic anomalies, associated with seafloor created at fast-spreading rates, suggest volumes of excess magmatism in the range of ~105 to 106 km3. Widespread mobilization of existing mantle melt by post-impact seismic radiation can explain the volume and distribution of the anomalous crust. This massive but short-lived pulse of marine magmatism should be considered alongside the Chicxulub impact and Deccan Traps as a contributor to geochemical anomalies and environmental changes at K-Pg time.

-----
Más información:
  • Referencia: Joseph S. Byrnes & Leif Karlstrom (2018): Anomalous K-Pg–aged seafloor attributed to impact-induced mid-ocean ridge magmatism. Science Advances 4(2), eaao2994. DOI: 10.1126/sciadv.aao2994
  • Imagen tomada de National Geographic Education Blog (Autor: Franco Tempesta).
8.2.18 0 comentarios

Bienvenidos al Norte


Cómo entender el éxito evolutivo de un grupo de seres vivos está en el orden del día de las investigaciones de los distintos especialistas y es una tarea no del todo sencilla. En cuanto te metes de lleno en el registro fósil la cosa puede complicarse más sobre todo debido a el sesgo que este presenta, pero siempre los trabajos ayudan a entender un poco más la evolución de la vida en la Tierra. Esta misma semana se ha publicado en la revista científica Nature Ecology & Evolution un muy interesante trabajo centra en los dominadores del Mesozoico, los «lagartos terribles». En esta publicación se propone una novedosa aportación a la radiación adaptativa de los dinosaurios. Así, a modo de ejemplo para cada periodo, los investigadores proponen que durante el Triásico, al albor del grupo, los dinosaurios se expandieron rápidamente hacia norte, noreste y este, en el Jurásico los movimientos se dirigieron mayoritariamente hacia noroeste y, finalmente en el Cretácico, los movimientos al norte eran mejor acogidos. El trabajo además emplea una interesante combinación metodológica mezcla de registro fósil, sistemática y biogeografía.

Parece evidente que desde el principio los dinosaurios fueron bienvenidos al Norte.

El resumen del trabajo es el siguiente:

Dinosaurs dominated terrestrial ecosystems across the globe for over 100 million years and provide a classic example of an evolutionary radiation. However, little is known about how these animals radiated geographically to become globally distributed. Here, we use a biogeographical model to reconstruct the dinosaurs’ ancestral locations, revealing the spatial mechanisms that underpinned this 170-million-year-long radiation. We find that dinosaurs spread rapidly initially, followed by a significant continuous and gradual reduction in their speed of movement towards the Cretaceous/Tertiary boundary (66 million years ago). This suggests that the predominant mode of dinosaur speciation changed through time with speciation originally largely driven by geographical isolation—when dinosaurs speciated more, they moved further. This was gradually replaced by increasing levels of sympatric speciation (species taking advantage of ecological opportunities within their existing environment) as terrestrial space became a limiting factor. Our results uncover the geographical signature of an evolutionary radiation.

-----
Más información:
  • Referencia: Ciara O’Donovan, Andrew Meade & Chris Venditti (2018): Dinosaurs reveal the geographical signature of an evolutionary radiation. Nature Ecology & Evolution. DOI: 10.1038/s41559-017-0454-6
  • Imagen tomada de aquí.
1.2.18 0 comentarios

Even lambs have teeth... Xericeps


Bueno pues a pesar de la importancia que tienen los «lagartos terribles» en esta sección del blog, en la "Escasa reflexión" de estos días toca hablar de pterosaurios. Como con cualquier elemento fósil, ya sea del taxón que sea, el hallazgo de un nuevo resto paleontológico es un evento muy satisfactorio para un paleontólogo, sobre todo si ha estado implicado desde el principio del proceso. A pesar de ello, no se debe olvidar que un hallazgo paleontológico, por lo general, es un suceso raro. Y raro es que el registro fósil nos muestre evidencias de organismos preservados en su totalidad. Y en el caso que nos ocupa aquí, pues tampoco va a ser esta vez. En esta ocasión, los niveles fosilíferos de las conocidas Kem Kem beds del norte de África, que en su momento han sacado a la luz depredadores dinosaurianos de gran porte como Spinosaurus o Carchadontosaurus, han deparado una nueva sorpresa en forma de una pequeña porción de la mandíbula de un nuevo pterosaurio azdárquido. Este nuevo reptil volador de hace unos 100 millones de años, descrito en la revista científica Cretaceous Research, ha sido bautizado con el nombre de Xericeps curvirostris y, como es típico de sus parientes más cercanos, los azdárquidos, Xericeps presenta una mandíbula sin dientes, un carácter derivado que aparece entre dos y cinco veces, según distintos autores, en Pterodactyloidea (para simplificar, los pterosaurios de cola corta).
¡Ay Xericeps even lambs have teeth!

El resumen del trabajo es el siguiente:

A new genus and species, Xericeps curvirostris gen. et sp. nov., is erected for a highly distinctive pterosaur mandible from the mid-Cretaceous (?Albian to lower Cenomanian) Kem Kem beds of south east Morocco. The new taxon is referred to Azhdarchoidea based on the absence of teeth, slenderness of its mandible with sulcate occlusal surface, presence on the posterior section of the mandibular symphysis of short paired ridges bounding a central groove, and the presence of elongate foramina on its occlusal and lateral surfaces. A slight dorsal curvature determines it as a distinct genus of azhdarchoid, as does an autapomorphy: the presence of a continuous longitudinal groove on the ventral midline of the mandibular symphysis. The new species brings to three the number of named pterosaurs from the Kem Kem beds and together with an unnamed tapejarid, points to a relatively diverse pterosaur assemblage in these deposits.

-----
Más información:
  • Referencia: David M.Martill, David M. Unwin, Nizar Ibrahim & Nick Longrich (2018): A new edentulous pterosaur from the Cretaceous Kem Kem beds of south eastern Morocco. Cretaceous Research 84: 1-12. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cretres.2017.09.006
  • Imagen tomada de Pteros (Autor: Joschua Knüppe).
22.1.18 0 comentarios

El corredor del laberinto


Ya han pasado dos semanas o más desde que empezó el año 2018 y daba la impresión que la sección de este blog titulada Escasas reflexiones ponía el freno. Aceleramos de nuevo con un post sobre uno de los taxones de dinosaurios más madrugadores en ser descritos en el presente año. Este nuevo dinosaurio, publicado en la revista científica PeerJ, es Diluvicursor pickeringi, un pequeño ornitópodo del tamaño de un pavo y probablemente muy corretón que vivió hace unos 113 millones de años (Albiense) en el sureste australiano. En el trabajo publicado se señala que el individuo en cuestión es un ejemplar joven pero cerca de la edad adulta que presenta una interesante patología en su pie derecho. Esta patología conocida como ostefitosis (una derivación de la osteoartritis) está relacionada con la formación de espolones óseos y no es tan común en individuos jóvenes. Sin embargo, también puede producirse por un fuerte trauma, y esto si puede suceder en cualquier estadio ontogenético. Lamentablemente para Diluvicursor esta patología le impediría explotar al máximo sus habilidades como velocista, desarrollar un activo modo de vida…
…y ser el corredor del laberinto.

El resumen del trabajo es el siguiente:

A new small-bodied ornithopod dinosaur, Diluvicursor pickeringi, gen. et sp. nov.,
is named from the lower Albian of the Eumeralla Formation in southeastern Australia and helps shed new light on the anatomy and diversity of Gondwanan ornithopods. Comprising an almost complete tail and partial lower right hindlimb, the holotype (NMV P221080) was deposited as a carcass or body-part in a log-filled scour near the base of a deep, high-energy river that incised a faunally rich, substantially forested riverine floodplain within the Australian–Antarctic rift graben. The deposit is termed the ‘Eric the Red West Sandstone.’ The holotype, interpreted as an older juvenile ∼1.2 m in total length, appears to have endured antemortem trauma to the pes. A referred, isolated posterior caudal vertebra (NMV P229456) from the holotype locality, suggests D. pickeringi grew to at least 2.3 m in length. D. pickeringi is characterised by 10 potential autapomorphies, among which dorsoventrally low neural arches and transversely broad caudal ribs on the anterior-most caudal vertebrae are a visually defining combination of features. These features suggest D. pickeringi had robust anterior caudal musculature and strong locomotor abilities. Another isolated anterior caudal vertebra (NMV P228342) from the same deposit, suggests that the fossil assemblage hosts at least two ornithopod taxa. D. pickeringi and two stratigraphically younger, indeterminate Eumeralla Formation ornithopods from Dinosaur Cove, NMV P185992/P185993 and NMV P186047, are closely related. However, the tail of D. pickeringi is far shorter than that of NMV P185992/P185993 and its pes more robust than that of NMV P186047. Preliminary cladistic analysis, utilising three existing datasets, failed to resolve D. pickeringi beyond a large polytomy of Ornithopoda. However, qualitative assessment of shared anatomical features suggest that the Eumeralla Formation ornithopods, South American Anabisetia saldiviai and Gasparinisaura cincosaltensis, Afro-Laurasian dryosaurids and possibly Antarctic Morrosaurus antarcticus share a close phylogenetic progenitor. Future phylogenetic analysis with improved data on Australian ornithopods will help to test these suggested affinities.

-----
Más información:
  • Referencia: Matthew C. Herne, Alan M. Tait, Vera Weisbecker, Michael Hall, Jay P. Nair, Michael Cleeland & Steven W. Salisbury (2018): A new small-bodied ornithopod (Dinosauria, Ornithischia) from a deep, high-energy Early Cretaceous river of the Australian–Antarctic rift system. PeerJ 5: e4113. DOI: 10.7717/peerj.4113.
  • Imagen tomada de Sci-News (Autor: Peter Trusler).
14.1.18 0 comentarios

Dinosaurios saurópodos del Jurásico Superior de Portugal en La Brea Tar Pits and Museum (Los Angeles)

Pedro Mocho en una excavación de un dinosaurio terópodo en New México (USA)

Este Domingo a las 13:30, nuestro compañero Pedro Mocho, del Grupo de Biología Evolutiva y actual Investigador del Dinosaur Institute en Natural History Museum of Los Angeles County, presentará una charla sobre los saurópodos de Jurásico Superior de Portugal, para hablar de las últimas novedades del grupo en este territorio. Esta charla surge a partir de la invitación por parte de la Southern California Paleontological Society, y se realizará en la Classroom 4 en el George C. Page Museum (La Brea Tar Pits and Museum) en Los Angeles, California, USA. 


JANUARY 14, 2018-“SAUROPOD DINOSAURS OF THE UPPER JURASSIC OF PORTUGAL.” Dr. Pedro Mocho, Geologist and Biologist, Postdoctoral Research Associate in the Dinosaur Institute, NHM, specializing in the evolutionary history of sauropod dinosaurs.

12.1.18 0 comentarios

Se completa la tercera fase del Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha en Cuenca


El pasado miércoles día 10 de enero se inauguró la tercera fase de la remodelación del Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA) en Cuenca. La ceremonia contó con la presencia del presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. El presidente hizo especial hincapié en la calidad y diversidad del patrimonio paleontológico castellano-manchego y aseguró que el MUPA garantizaba su conservación, estudio y divulgación. Por otra parte, anunció la generación, en los próximos años, de un Instituto Paleontológico de investigación en terrenos anexos al museo.


El Grupo de Biología Evolutiva (GBE) de la UNED ha participado en la redacción del proyecto de contenidos de esta renovación y se ha hecho cargo de la coordinación científica de la producción. Esta tercera fase de desarrollo del Museo Paleontológico ha implicado un importante incremento del espacio dedicado a la exhibición permanente, la renovación de la museografía, tanto desde el punto de vista estructural como de contenidos, la incorporación de nuevos elementos audiovisuales e interactivos y una mejora sustancial de las condiciones de conservación de los fósiles expuestos. Además, el sistema expositivo es lo suficientemente versátil como para garantizar la facilidad de acceso de los investigadores que quieran estudiar los materiales expuestos, o los cambios que puedan producirse en el futuro con el avance de la investigación en los distintos proyectos activos en la región.


En la nueva propuesta casi un tercio de la exhibición ha quedado dedicada a la divulgación de los yacimientos con dinosaurios de la región y que son frecuentemente parte de las líneas de investigación del GBE: Las Hoyas y Lo Hueco, que constituyen dos de los registros con dinosaurios más característicos en términos de proyección social, cultural y científica. Una buena parte de los ejemplares que se exhiben en estas zonas, particularmente aquellas relacionadas con los yacimientos triásicos de El Atance (Guadalajara), y los cretácicos de Algora y Poyos (Guadalajara) y Lo Hueco (Cuenca) han sido excavados, preparados y estudiados en los últimos años por miembros del GBE.


Varios medios de comunicación han mostrado su interés por la inauguración de esta tercera fase del Museo Paleontológico. A continuación dejamos una muestra de lo publicado:

31.12.17 0 comentarios

Inventario de los nuevos reptiles mesozoicos ibéricos de 2017


Otro de los años más flojos desde que esta sección salió a la palestra en El Cuaderno de Godzillin. Como en años anteriores desde aquí vamos a aparcar este año 2017 con el inventario de los nuevos taxones de reptiles mesozoicos ibéricos que han tomado forma en el año que se acaba. Esperamos que los próximos años den mejores frutos y que la diversidad que caracteriza al Mesozoico ibérico siga aumentando y dándonos sorpresas.

Notosaurios:
Cocodrilos:
Dinosaurios:
  • Europatitan eastwoodi / 2017 / Barbadillo del Mercado, Burgos / Sauropoda, Somphospondyli / Cretácico Inferior.  
  • Soriatitan golmayensis / 2017 / Golmayo, Soria / Sauropoda, Brachiosaruidae / Cretácico Inferior.

-----
Notas:
  • La imagen corresponde a la reconstrucción en vida de Cassissuchus sanziuami realizada por Raúl Martín.
  • Para más información se puede pinchar en el nombre de cada taxón para consultar su publicación original.
  • Wikipedia tiene disponible una lista completa de todos los taxones descritos a nivel mundial a lo largo del año, que puede consultarse pinchando aquí.
30.12.17 0 comentarios

Archaeopteryx: mejor con 11 que con 12


Para cerrar este año en el que las Escasas reflexiones han retornado a El Cuaderno de Godzillin y aunque, valga la redundancia, hayan sido escasas, no esta mal reflexionar sobre uno de los taxones y fósiles icónicos dentro de la dinosauriología. Esta pincelada final se centrará en uno de los ejemplares del dinosaurio paraviano Archaeopteryx. Hasta este último mes del año 2017, se conocían 12 ejemplares de este «lagarto terrible» importantísimo para tener más claro el origen de las aves modernas. Sin embargo, en un trabajo publicado en la revista científica BMC Evolutionary Biology, y centrado en el ejemplar de Haarlem, se concluye que existen suficientes diferencias en la osteología de este ejemplar con respecto a los 11 restantes especímenes de Archaeopteryx que hace que abandone su pertenencia a este último género. Estas diferencias unidas a la ausencia de caracteres diagnósticos de Archaeopteryx han permitido definir una nueva especie denominada Ostromia crassipes para el ejemplar de Haarlem. Ostromia muestra una mayor afinidad por el taxon asiático Anchiornis y sus parientes, dejando un interesantísimo juego paleobiogeográfico Europa-Asia en el archipiélago de Solnhofen durante el Jurásico Superior...

… y es que se juega mejor con 11 que con 12, ¿o no era así?

El resumen del trabajo es el siguiente:

Archaeopteryx is an iconic fossil that has long been pivotal for our understanding of the origin of birds. Remains of this important taxon have only been found in the Late Jurassic lithographic limestones of Bavaria, Germany. Twelve skeletal specimens are reported so far. Archaeopteryx was long the only pre-Cretaceous paravian theropod known, but recent discoveries from the Tiaojishan Formation, China, yielded a remarkable diversity of this clade, including the possibly oldest and most basal known clade of avialan, here named Anchiornithidae. However, Archaeopteryx remains the only Jurassic paravian theropod based on diagnostic material reported outside China. Re-examination of the incomplete Haarlem Archaeopteryx specimen did not find any diagnostic features of this genus. In contrast, the specimen markedly differs in proportions from other Archaeopteryx specimens and shares two distinct characters with anchiornithids. Phylogenetic analysis confirms it as the first anchiornithid recorded outside the Tiaojushan Formation of China, for which the new generic name Ostromia is proposed here. In combination with a biogeographic analysis of coelurosaurian theropods and palaeogeographic and stratigraphic data, our results indicate an explosive radiation of maniraptoran coelurosaurs probably in isolation in eastern Asia in the late Middle Jurassic and a rapid, at least Laurasian dispersal of the different subclades in the Late Jurassic. Small body size and, possibly, a multiple origin of flight capabilities enhanced dispersal capabilities of paravian theropods and might thus have been crucial for their evolutionary success.

-----
Más información:
  • Referencia: Christian Foth & Oliver W. M. Rauhut (2017): Re-evaluation of the Haarlem Archaeopteryx and the radiation of maniraptoran theropod dinosaurs. BMC Evolutionary Biology 17: 236. DOI: https://doi.org/10.1186/s12862-017-1076-y.
  • Imagen tomada de Dinopedia (Autor: Zdenek Burian).
26.12.17 0 comentarios

Ampliando el conocimiento del esqueleto postcraneal de los alodaposúquidos


En un reciente artículo publicado en la revista Journal of Iberian Geology, se describen los restos pélvicos y femorales de cocodrilos alodaposúquidos del yacimiento de Lo Hueco (Cuenca, España). En este trabajo también se realiza una aproximación morfométrica para comparar estos restos fósiles con los de cocodrilos actuales. La descripción en detalle de los fósiles ha permitido ahondar en el conocimiento que se tenía previamente sobre sus pelvis y fémures; restos que eran relativamente escasos en el registro fósil de este tipo de cocodrilos hasta el momento. Los autores han establecido dos morfotipos de ilion, isquion y fémur a partir del material fósil del yacimiento, lo cual es congruente con la presencia de las dos especies de alodaposúquido descritas en Lo Hueco: Lohuecosuchus megadontos y Agaresuchus fontisensis. Por último los análisis morfométricos denotan que los restos fósiles de la pelvis y fémur de alodaposúquidos pueden discernirse de los restos pélvicos y femorales de cocodrilos actuales.

Más información: