14.6.18 0 comentarios

Primera pieza del puzzle de Concavenator: el cráneo


Una vez más venimos a hablaros de uno de nuestros dinosaurios favoritos, Concavenator corcovatus. Como ya sabréis este dinosaurio es famoso mundialmente por su esqueleto axial ya que presenta  una joroba en su espalda muy particular que le da el nombre específico de corcovatus. Sin embargo, no es la única característica notoria que tiene y es que el ejemplar publicado en 2010 y hallado en el yacimiento de Las Hoyas es un esqueleto prácticamente completo. Por eso, el estudio exhaustivo de la osteología de este ejemplar es fundamental para determinar sus características diagnósticas y conocer la historia evolutiva del grupo al que pertenece, los carcharodontosauridos. Por ello, las investigaciones en este dinosaurio continúan y recientemente fue publicado un artículo en la revista Cretaceous Research sobre la osteología del cráneo de Concavenator. 

En este artículo se realiza una amplia descripción del cráneo del ejemplar, así como se hace una reconstrucción tridimensional del mismo. Como ya hemos dicho, Concavenator es un carcharodontosaurido basal y, junto con Acrocanthosaurus, presenta el cráneo más completo dentro de este grupo, lo cual arroja luz para conocer mejor sus peculiaridades. Concavenator comparte un gran número de características del cráneo con otros miembros carcharodontosauridos, especialmente en el hueso postorbitario, lo que indica que la especialización del cráneo de los carcharodontosauridos ocurre muy temprano en el linaje evolutivo de este grupo. Es importante mencionar que trabajos previos se han centrado en la morfología y la evolución del cráneo tan particular de estos dinosaurios que presentan grandes tamaños y el desarrollo de muchos de sus elementos óseos. Por lo tanto, los últimos descubrimientos de Concavenator son claves para enlazar las piezas de este rompecabezas evolutivo.

La reconstrucción 3D de este cráneo es un aspecto novedoso que permite manejar y observar el fósil como nunca antes se había hecho. La preservación del yacimiento de Las Hoyas es un tanto peculiar y el cráneo de Concavenator se encuentra visible solamente en su lateral derecho además de estar aplastado tranversalmente y casi en 2 dimensiones. Mediante técnicas actualmente muy utilizadas en paleontología, como la fotogrametría, y los conocimientos osteológicos descubiertos se ha podido extraer digitalmente el cráneo del sedimento y darle volumen hasta conseguir un cráneo en tres dimensiones. Esto permitirá un sencillo manejo digital del fósil y su accesibilidad al mundo científico.

Para más información sobre el paper, aquí dejamos el abstract del mismo (en inglés):

Concavenator corcovatus is a carcharodontosaurid dinosaur represented by an almost complete and articulated skeleton from the ‘Las Hoyas’ fossil site (Lower Cretaceous, Spain). The skull of Concavenator is almost complete, missing only the anteriormost and posteriormost regions. Here, a review of the cranial anatomy of Concavenator has been carried out to test its phylogenetic relationships. This description provides a detailed revision of the cranial anatomy of carcharodontosaurids, which is relevant to their general phylogenetic relationships. The results show that the skull of Concavenator has several carcharodontosaurid synapomorphies such as: (1) a lacrimal-postorbital contact, (2) a well-developed postorbital boss, (3) anteroventrally oriented postorbital ventral process, (4) an intraorbital process in the postorbital, (5) rostrally projected roughness in the dorsal surface of the postorbital, (6) a notch in the ascending ramus of the maxilla, (7) a sulcus on the anterior margin of the lacrimal ventral ramus, (8) curved dorsal surface of the lacrimal, and (9) fused frontal-parietal contact. Finally, Concavenator has three cranial autapomorphies: (1) connection between the different recesses on the lateral surface of the nasal, (2) elongated and acuminate posterior narial fossa, and (3) a rounded morphology of the ventral surface of the postorbital boss. In addition, anatomical comparison has enabled to create a complete 3D reconstruction of the skull of Concavenator.

-----
Más información:
13.6.18 0 comentarios

Hablando de dinosaurios en el IESO Mar de Castilla de Sacedón


Uno de los objetivos de la investigación científica es hacer llegar la información al público general... y como el movimiento se demuestra andando, la semana pasada Adán Pérez-García y Francisco Ortega se pasaron por el IESO Mar de Castilla de Sacedón para contarles a los alumnos de ESO en que consiste el registro de dinosaurios de Castilla-La Mancha y en particular el de la provincia de Guadalajara. Los alumnos del centro pudieron conocer de primera mano los resultados preliminares de las excavaciones realizadas en el yacimiento de Poyos (en el término municipal de Sacedón) y las expectativas del trabajo de campo que está programado para este año en el yacimiento. 
Agradecemos al IESO Mar de Castilla la oportunidad que nos ha brindado para mostrar la relevancia del patrimonio local. Estamos convencidos de que el patrimonio paleontológico de Sacedón está ahora un poco más seguro.
6.6.18 0 comentarios

Cumbres borrascosas sobre los reptiles triásicos


En los tiempos que corren, los descubrimientos que los paleontólogos logran en su día a día cada vez son más llamativos y nos ayudan, como ya se ha dicho varias veces, a darles algo de vida a estos monstruos de tiempos remotos. Uno de esos casos que aportan novedosa y desconocida información sale a la luz hoy mismo en la revista científica Royal Society Open Science. En esta nueva publicación los datos conjuntos de los análisis histológicos y de los escáneres tamaño pequeño (microCTs) sobre las costillas de un reptil marino que buceaba hace unos 245 millones de años en lo que hoy es Polonia nos aportan un nuevo caso de diagnóstico médico (mejor expresado, veterinario). El resultado del diagnóstico es el siguiente: ‘Proneusticosaurus’ silesiacus, como así se conoce a este reptil, presenta un cuadro de infección respiratoria que acabó con un serio problema de tuberculosis.

De esta forma, algo enlaza a ‘Proneusticosaurus’ con Emily Brontë (autora de Cumbres borrascosas) y sus hermanas Charlotte y Anne: tuberculosis mediada por Mycobacterium tuberculosis.

El resumen del trabajo es el siguiente:

An absence of ancient archaeological and palaeontological evidence of pneumonia contrasts with its recognition in the more recent archaeological record. We document an apparent infection-mediated periosteal reaction affecting the dorsal ribs in a Middle Triassic eosauropterygian historically referred to as ‘Proneusticosaurussilesiacus. High-resolution X-ray microtomography and histological studies of the pathologically altered ribs revealed the presence of a continuous solid periosteal reaction with multiple superficial blebs (protrusions) on the visceral surfaces of several ribs. Increased vascularization and uneven lines of arrested growth document that the pathology was the result of a multi-seasonal disease. While visceral surface localization of this periosteal reaction represents the earliest identified evidence for pneumonia, the blebs may have an additional implication: they have only been previously recognized in humans with tuberculosis (TB). Along with this diagnosis is the presence of focal vertebral erosions, parsimoniously compared to vertebral manifestation of TB in humans.

-----
Más información:
  • Referencia:
    Dawid Surmik, Tomasz Szczygielski, Katarzyna Janiszewska & Bruce M. Rothschild (2018): Tuberculosis-like respiratory infection in 245-million-year-old marine reptile suggested by bone pathologies. Royal Society Open Science 5: 180225. DOI: http://dx.doi.org/10.1098/rsos.180225.
  • Imagen tomada de Renderosity (Autor: Dinoraul).
5.6.18 0 comentarios

Hoy nos visita... Joseph Sertich



Durante esta semana, el laboratorio del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED ha recibido la visita de Joseph Sertich, conservador de dinosaurios del Denver Museum of Nature & Science. Joseph centra su investigación en la historia evolutiva de dinosaurios y crocodiliformes, incidiendo en los efectos del cambio climático y de la deriva continental. Ha estudiado multitud de ejemplares fósiles de América del Norte y África, y en esta estancia breve quería estudiar de primera mano los ejemplares de cocodrilos alodaposúquidos descritos en el yacimiento de Lo Hueco.
0 comentarios

La variabilidad craneal de los simosaurios


Si gustáis, queridos lectores, seguimos un poco más con sauropterigios del Triásico. En esta ocasión toca hablar de Simosaurus gaillardoti, la única especie válida actualmente del género Simosaurus. Aunque el registro espacial y temporal de este género es algo más amplio (algunos restos clasificados como Simosaurus sp. aquí y allá), S. gaillardoti ha sido reconocido exclusivamente en el Ladiniense (Triásico Medio) de Francia y Alemania.  De hecho, desde su descubrimiento en 1842, el registro fósil ha proporcionado más de una veintena de cráneos de este taxón.

En un artículo que acaba de salir publicado en la revista Acta Palaeontologica Polonica, varios investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED han analizado 25 cráneos de S. gaillardoti de distintos estadios ontogenéticos, localizaciones y niveles, algunos hasta ahora inéditos, con el fin de estudiar su variabilidad. Así, se han identificado varios caracteres que presentan variabilidad en el cráneo de S. gaillardoti, aunque dicha variabilidad no parece deberse a causas ontogenéticas, temporales ni geográficas. Además, este trabajo permite recodificar varios caracteres en las matrices para este taxón.

Os dejamos aquí con el abstract del trabajo:

Simosaurus is a Triassic eosauropterygian genus known from cranial and postcranial elements, found in the Middle and Upper Triassic strata of Europe and the Middle East. Simosaurus gaillardoti is currently recognised as the only valid  species of the genus, identified in Ladinian strata of an area that includes northeastern France (Lorraine) and southwestern Germany (Baden-Württemberg). The remains from this area include more than 20 skulls. Although some of them were described in detail and figured by several authors since the discovery of S. gaillardoti, many others remained unpublished. Here we study and figure 25 skulls from this taxon, reviewing the previously known specimens, and presenting and analyzing numerous unpublished skulls. This significant sample of skulls from a single taxon of a European Triassic eosauropterygian allows us to recognise intraspecific variability in characters previously identified as non-variable in this species, including some that are often included in phylogenetic analyses of these reptiles. Therefore, we markedly increase our knowledge of the cranial skeleton in this taxon.

---------------------

Más información:

28.5.18 0 comentarios

¡Que vienen los henodóntidos!


¿Recordáis, queridos lectores, que hace algo más de un mes, os comentábamos un nuevo trabajo publicado sobre la diversidad de placodontos en la península ibérica? Bueno, pues esta diversidad placodontil acaba de incrementarse gracias a la reciente publicación de Parahenodus atancensis, también por parte de miembros del grupo de Biología Evolutiva de la UNED. 

Este nuevo placodonto, publicado en un artículo en la revista Papers in Palaeontology, ha sido descrito a partir de un cráneo parcial hallado en niveles del Triásico Superior de El Atance (Sigüenza, Guadalajara). El análisis filogenético lo sitúa como el taxón hermano de Henodus chelyops, un placodonto exclusivo del Carniense (Triásico Superior) de Tubinga (Alemania). Henodus es un taxón muy derivado y con unas adaptaciones tróficas muy especializadas respecto a otros placodontos, lo que ha supuesto ciertos problemas para colocarle en las filogenias de este grupo. Parahenodus atancensis presenta varios rasgos con un estado de carácter intermedio entre Henodus y los demás placodontos, lo que nos permite conocer mejor cómo fue el proceso de especialización de Henodus y situarlo en el árbol evolutivo.

Aquí os dejamos con la nota divulgativa y el abstract del trabajo: 

Henodus chelyops Huene is considered to be a highly autapomorphic cyamodontoid placodont with specialized trophic adaptations relative to all the other members of Placodontia. It has been exclusively found in the Carnian (Upper Triassic) of Tübingen (Germany). Here we present a partial skull identified as a new cyamodontoid placodont from the Upper Triassic of El Atance (Guadalajara Province, Spain), Parahenodus atancensis gen. et sp. nov. It is recognized as the sister taxon of H. chelyops, both taxa composing the clade Henodontidae. An emended diagnosis for H. chelyops and Henodontidae is given here. Parahenodus atancensis shares with H. chelyops several cranial characters considered until now to be autapomorphic for the latter, but it also retains some states common in most cyamodontoids. Thus, the discovery of P. atancensis provides new information on the acquisition process of the highly specialized skull of the Henodontidae.

-----
Más información:
22.5.18 0 comentarios

Tortugas pleurodiras africanas y sudamericanas: el araripemídido de Níger Taquetochelys decorata

Gadoufaoua es la más antigua localidad fosilífera africana donde la presencia sincrónica y simpátrica de varios taxones de tortugas pleurodiras ha sido registrada. Esta localidad se sitúa en la región central de Níger. A comienzos de la década de 1980 se identificaron varias formas de pleurodiras dulceacuícolas, en niveles del Aptiense (Cretácico Inferior), entre las que se incluía la nueva tortuga Taquetochelys decorata. Taquetochelys correspondía al único miembro de Araripemydidae definido en África, un grupo previamente conocido mediante la forma brasileña Araripemys barretoi.


La información disponible sobre Taquetochelys decorata era muy limitada, basada en escasos elementos aislados. Sin embargo, ya en la década de 1980 se habían citado numerosos restos desarticulados atribuibles a esta forma, que permanecían hasta ahora inéditos. Hace una década se indicó que la limitada información hasta ese momento publicada sobre Taquetochelys decorata no era suficiente para confirmar su atribución a Araripemydidae, y que sólo el posible hallazgo futuro de un ejemplar más completo y articulado permitiría confirmar la validez de esta forma. Afortunadamente, uno de los esqueletos más completos de tortugas pleurodiras del Cretácico Inferior a nivel mundial fue hallado en esa región pocos años después. Este ejemplar correspondía a un miembro indiscutible de Araripemydidae, confirmando la identificación de este grupo en África. El reconocimiento de varias supuestas diferencias con el material tipo de Taquetochelys decorata no permitió confirmar la validez de esa forma, de manera que el nuevo ejemplar fue atribuido a un nuevo taxón, Laganemys tenerensis.
 

La serie tipo de Taquetochelys decorata, además de los ejemplares conocidos desde la década de 1980 pero hasta ahora inéditos, han sido revisados en un trabajo que acaba de ser publicado. El estudio comparativo con el esqueleto de ‘Laganemys tenerensis’ permite confirmar que todos estos elementos aislados son compatibles una única forma. Así, Taquetochelys decorata es identificadocomo el único miembro de este grupo reconocido tanto a nivel genérico como específico en el continente africano.

El resumen del trabajo es el siguiente:
Araripemydidae is a clade of freshwater pleurodiran turtles originally described in South America, where it is represented by the Brasilian Aptian-Albian Araripemys barretoi. Two potential members of this lineage were defined in an Aptian level of Africa, in Gadoufaoua (Niger): Taquetochelys decorata, described from several isolated plates, and Laganemys tenerensis, known from an almost complete skeleton. The review of the Araripemydidae record, and the analysis of the intraspecific variability present in that and in other clades of Pleurodira, allows us to refute their attribution to two different forms. ‘Laganemys tenerensis’ is here recognized as a junior synonym of Taquetochelys decorata. Therefore, the priority of Taquetochelys decorata is demonstrated, as well as its attribution to Araripemydidae. The almost complete skeletal anatomy of the two currently recognized members of this Aptian-Albian clade (i.e., the African Taquetochelys decorata and the South American Araripemys barretoi) is well known, which is uncommon for the Cretaceous pleurodiran turtles.
-----
Más información:
  • Referencia: Pérez-García, A. In press. Identification of the Lower Cretaceous pleurodiran turtle Taquetochelys decorata as the only African araripemydid species. Comptes Rendus Palevol. https://doi.org/10.1016/j.crpv.2018.04.004
  • Figuras: Ejemplares del araripemídido africano Taquetochelys decorata (arriba) y del sudamericano Araripemys barretoi (abajo).


18.5.18 0 comentarios

El primer plesiosaurio de Algora (Guadalajara)


Tal como se ha ido indicando en varias entradas de este blog (ver, por ejemplo aquí y aquí), referentes a varios artículos científicos recientemente publicados, la localidad de Algora (Guadalajara) corresponde al mayor yacimiento de vertebrados fósiles del Cenomaniense de la Península Ibérica, siendo uno de los más relevantes de esa edad para el continente europeo. Hasta ahora, ningún resto de plesiosaurio había sido descrito ni figurado en esta localidad castellano-manchega.

Acaba de ser publicado un nuevo trabajo sobre los vertebrados de Algora, centrado en el estudio de los restos de plesiosaurios. Los ejemplares analizados corresponden a uno de los pocos indicios de este grupo de reptiles marinos en el Cretácico español, constituyendo el único conjunto de restos atribuibles a un mismo individuo. Estos fósiles corresponden tanto a una vértebra caudal como a una cintura pélvica relativamente completa. La disponibilidad de caracteres permite su atribución a Elasmosauridae.


Por lo tanto, el nuevo hallazgo representa la primera evidencia de plesiosaurios en los ambientes marinos de Algora. De hecho, en esta localidad fosilífera están también representados animales terrestres, de agua dulce y costeros, por lo que se reconoce una relativamente elevada diversidad faunística.

-----
Más información:
  • Imágenes: Pelvis (arriba) y vértebra caudal (abajo) del plesiosaurio de Algora.
  • Referencia: Bardet, N., Segura, M., Pérez-García, A. 2018. A plesiosaur (Reptilia, Sauropterygia) from the Cenomanian (Late Cretaceous) of Algora (Guadalajara Province, Central Spain). Cretaceous Research. doi: 10.1016/j.cretres.2018.05.006.
0 comentarios

The Ring (El círculo)


Ya quedaron atrás los tiempos en los que los oviraptorosaurios eran considerados como dinosaurios usurpadores de huevos que otros dinosaurios depositaban perfectamente ordenados (o no) en nidos. A pesar de ello, su relación con las nidadas sigue siendo continua desde el descubrimiento de Citipati y, como recién salido del cascarón, tras la publicación de un trabajo científico esta misma semana en la revista Biology Letters. En este trabajo se analizan las pautas de incubación de estos «ladrones de huevos» para ver si existe una relación con el tamaño del individuo que pasaría tiempo proporcionando una temperatura constante a los huevos presentes en el nido. Y los resultados obtenidos muestran un interesante comportamiento diferencial entre dinosaurios oviraptorosaurios de pequeño tamaño que se sentarían sobre la puesta y los oviraptorosaurios de mayor tamaño incluidos los gigantes como podría ser Gigantoraptor que se dispondrían en el centro del círculo dejando a los huevos en su borde para no generar presiones catastróficas.

Eso sí, tanto para unos como para otros The ring es el círculo.

El resumen del trabajo es el siguiente:

Most birds sit on their eggs during incubation, a behaviour that likely evolved among non-avian dinosaurs. Several ‘brooding' specimens of smaller species of oviraptorosaurs and troodontids reveal these non-avian theropods sat on their eggs, although little is known of incubation behaviour in larger theropod species. Here we examine egg clutches over a large body size range of oviraptorosaurs in order to understand the potential effect of body size on incubation behaviour. Eggshell porosity indicates that the eggs of all oviraptorosaurs were exposed in the nest, similar to brooding birds. Although all oviraptorosaur clutches consist of radially arranged eggs in a ring configuration, clutch morphology varies in that the central opening is small or absent in the smallest species, becomes significantly larger in larger species, and occupies most of the nest area in giant species. Our results suggest that the smallest oviraptorosaurs probably sat directly on the eggs, whereas with increasing body size more weight was likely carried by the central opening, reducing or eliminating the load on the eggs and still potentially allowing for some contact during incubation in giant species. This adaptation, not seen in birds, appears to remove the body size constraints of incubation behaviour in giant oviraptorosaurs.

-----
Más información:
  • Referencia: Kohei Tanaka, Darla K. Zelenitsky, Junchang Lü, Christopher L. DeBuhr, Laiping Yi, Songhai Jia, Fang Ding, Mengli Xia, Di Liu, Caizhi Shen & Rongjun Chen (2018): Incubation behaviours of oviraptorosaur dinosaurs in relation to body size. Biology Letters 14. DOI: http://dx.doi.org/10.1098/rsbl.2018.0135.
  • Imagen tomada de National Geographic (Autor: Zhao Chuang).
16.5.18 0 comentarios

El día que conocí a J.A. Bayona, director de Jurassic World 2

Ante todo, aclarar que aunque este blog lleva mi nombre asociado como sello de calidad, no he escrito la mayoría de los posts. No, los posts son obra en su mayoría de los miembros del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y allegados. Sin embargo, mi compromiso con la labor de investigación y divulgación de este grupo es firme, y es por ello que a lo largo de los años me he dedicado a hacer de relaciones públicas para la causa. 

Es cierto que comencé viajando con el grupo a las tareas de excavación (y además siempre era quien daba antes que nadie con los fósiles de mis ancestros, que si no es por mi, los paleontólogos no sabrían ni por dónde empezar a cavar) y que pude visitar muchos yacimientos, pero mi presencia en fotos rápidamente se hizo de notar, y todo el mundo hablaba de mi presencia en campañas. Este fenómeno no cesó, y de las excavaciones salté a los congresos científicos, donde era la celebridad con quien todo el mundo se hacía fotos.

Algunas de las pesonalidades de la paleontología que tuvieron el gusto de posar conmigo. De Izquierda a derecha, Andrea Arcucci, Paul Sereno, Nathalie Bardet (arriba), Oliver Rauhut, Ainara Aberasturi y el Dios del Trueno, Humberto Serrano (abajo).

Sí, a lo largo de los años he podido conocer a una plétora de personalidades célebres de la paleontología nacional e internacional en ambientes de todo tipo, amén de haber viajado por todo el mundo para realizar esta labor. Sí, sí... si es fácil envidiar tamaño cometido, y más cuando se viaja gratis como polizonte en las maletas de los incautos paleontólogos del grupo. 

Sin embargo, hace unas semanas se produjo un curioso incidente que me sacó de mi habitual circulo de contactos paleontológicos y me puso en una situación, cuanto menos, peculiar. Estaba yo en mi despacho privado en la UNED cuando, sin mediar palabra y con mucha prisa, uno de los jóvenes investigadores del grupo me agarró y me lanzó al fondo de su mochila llena de cuadernos y salimos pitando. Al rato, me encontraba comiendo con este investigador y El Pakozoico. No hablaron conmigo en absoluto. Solo se que pasé de la primera mochila a la segunda.

Con El Pakozoico y J.A. Bayona

Y, de repente, me sacaron en mitad de una entrevista que le estaba haciendo El Pakozoico ni más ni menos que a Juan Antonio Bayona, director de cine. Nos presentaron, aunque se notaba que Bayona algo habría oído hablar de mi, porque inmediatamente dijo que se quería quedar conmigo (¿quizá para un papel en su próxima película?). Resulta que Bayona ha dirigido ni más ni menos que la quinta entrega de la saga de dinosaurios más famosa de los últimos tiempos, titulada Jurassic World: El Reino Caído

Hay que decir que me impresionó lo simpático que fue Bayona conmigo. En especial en el backstage tras la entrevista, donde pudimos charlar largo y tendido de dinosaurios en el cine (sobre todo de mamá Gojira) y después me puso en primicia un pase de su nueva película. Tras el visionado, a mi me quedó claro que solo le faltaba un ingrediente para ser perfecta, y es que los dinosaurios se representaran como somos realmente: con aspecto de peluche.

Me despedí muy cordialmente del director y de El Pakozoico y volví a mi despacho de la UNED, donde espero que se fragüe mi próxima aventura. Podéis ver en el video aquí abajo la entrevista con Bayona y el momento en el que nos presentan:


Un saludo a todos los lectores,

Godzillin


PS: No se cuándo volveré a escribir otra vez. No sabéis lo difícil que es escribir en un teclado humano con patitas de peluche.