21.1.16

Año nuevo, museo nuevo


Un año más, y como manda la tradición y el turismo, FITUR abrió sus puertas. Contó para ello con la presencia de la Reina y de muchos políticos deseosos de hacerse una foto frente a los stands de sus provincias y comunidades autónomas. A su manera, y absolutamente legitimados para ello, todos intentan sobresalir por encima del mundo circundante, uniforme y plano: el mejor paisaje, la mejor gastronomía, las mejores actividades… Y, este año, también los mejores dinosaurios.

Castilla-La Mancha, y Cuenca como parte integrante de la misma, acuden a la cita con una oferta variada y atractiva: nuevos planes estratégicos de turismo, centenarios de escritores (Cervantes y Cela), Semana Santa, degustaciones gastronómicas de alto nivel y, por fin, un poco de dinosaurios. El Museo Paleontológico es el gran protagonista de la ciudad de las casas colgadas. Ese museo abierto, cerrado y vuelto a inaugurar ya en dos ocasiones, llega a la feria de turismo con el propósito de convertirse en un referente de la paleontología regional y nacional.

El año que se fue, y éste recién estrenado, no han pintado demasiado bien para algunos “dinosaurios” de la música con mayúsculas: en los últimos días de 2015 nos abandonaba Kilmister, de la mítica manada de titanosaurios Motorhead; después, estrenábamos 2016 conociendo el fallecimiento de un saurópodo único, David Bowie, camaleónico como pocos y versátil hasta el infinito. Y, por último, Glenn Frey, perteneciente a un grupo de aves del Cretácico Inferior más famosas que “Pepito”, The Eagles.

A pesar de todo, y porque no creo en los malos presagios, esperemos que tanto cierre e inauguración de museo no sea algo negativo sino absolutamente positivo y que, desvinculándonos de las importantes pérdidas músico-dinosaurianas (tristes y dolorosas) el recinto dedicado a la conservación y exhibición de los dinosaurios de Cuenca tenga un amplio recorrido y un futuro halagüeño y se convierta, como así lo desea, en un centro de referencia.

Siguiendo con la estela musical, quiero terminar estas líneas recordando una estrofa de una canción de Bowie que corona algunas escenas de la película de Tarantino “Malditos bastardos”. La canción a la que me refiero es “Cat People” y lo que dice espero que no venga a cuento:

“You’ve been so long, well, it’s been so long. And I’ve been putting out the fire with gasolina” (Has estado tan lejos, ha pasado tanto tiempo. He estado apagando el fuego con gasolina…)


Dinosaurios de andar por casa,
Sonia Martínez