18.4.12

¿A las niñas les gustan los dinosaurios?


Si hubiese formulado la pregunta del título en masculino la respuesta sería obvia: SÍ. Y un buen ejemplo de ello son los productos infantiles y las campañas publicitarias que existen basadas en esos “deliciosos monstruos”. Pero este será un tema que trataré en otro momento.

Ahora quiero centrarme en esa chocante atracción que los más pequeños (y los más grandes) sienten hacia unos animales extintos hace millones de años. ¿Tendrán algo de culpa las fantásticas historias de dragones que casi todos hemos leído en alguna ocasión? Me refiero a esas en las que un guapo príncipe, espada en mano, debía terminar con la vida del pobre monstruo humeante si quería salvar a la dama en apuros. ¿Quién, de los que leen estas frases, no se ha identificado alguna vez con cualquiera de los tres protagonistas…?
Sin embargo, me gustaría plantear una cuestión: los dinosaurios ¿gustan por igual a niños y niñas o son ellos sus principales admiradores?

Estoy en condiciones de afirmar, porque lo compruebo cada día y lo he preguntado (por curiosidad), que son los niños sus más ferviente seguidores. ¿Genética o educación? Imagino que la respuesta la tenemos delante de nuestras narices: azul y rosa, muñecas y camiones, princesas y caballeros… Paleontólogos y ¿qué?

Excepciones las hay (Osmolska, Gasparini, Nieves López en lo más cercano) pero en pocos museos de Ciencias Naturales están “ellas” y sus trabajos y aportaciones colgados de las paredes…Afortunadamente, todo fluye y nada permanece. O, al menos, esa es mi utopía personal en estos momentos duros.

A reflexionar un rato.

Dinosaurios de andar por casa
Sonia Martínez Bueno

--
en la foto  Zofia Kielan-Jaworowska líder de las expediciones paleontológicas polaco-mongolas en el desierto del Gobi desde 1965 hasta los años 70

3 comentarios:

Angelica dijo...

Es cierto que se oye menos acerca de las paleontologas y de su contribucion. Tienen una menos visibilidad. Esto es algo que he comentado varias veces con varias paleontologas. Sin embargo esta es una tendencia que creo que ira cambiando. Afortunadamente. En museos como el Royal Tyrrell tienen una parte dedicada a las mujeres en la paleontologia. Aqui os dejo una referencia del blog de la paleontologa Victoria Arbour donde comenta esa galeria en particular: http://pseudoplocephalus.blogspot.ca/2011/10/hearing-more-about-them.html
Como dice Naomi Oreskes: "The question is not why there haven't been more women in science, the question is rather why we have not heard more about them."

Godzillin dijo...

Hola Angélica. Complétamente de acuerdo, es una sesgo histórico, primero de acceso y después de visibilidad (no exclusivo de la paleontología) que, afortunadamente, parece remitir a buen ritmo. Gracias por la referencia del blog de Victoria

Julian Gallegos dijo...

Pues a mi desde muy pequeño siempre me fascinaron los dinosaurios. Era algo que me traía, como dicen aquí en México; "cachetenado la banqueta".

Hoy en día, acaba de nacer mi nena, y para serles sincero, me encantaría que ella comparta mis mismos gustos por los dinosaurios. Muchas veces dicen que los hijos copian inconscientemente los gustos de los padres, como identificándose con ellos.

Con respecto a la duda de que si a una niña le pueden o no gustar los dinosaurios; yo siempre e creido desde el dia que recibi la maravillosa noticia de que seria padre, que el gusto por los dinosaurios no es algo que sesgue a un solo genero.

Es verdad.Cuando somos niños nos fascinamos con los dinosaurios por el simple hecho de que nos conecta con la fantasía de los ya mencionados dragones con una realidad en la que existieron estos fantásticos animales, los cuales desde un punto de vista personal, fueron mucho mas fantásticos que los dragones de los cuentos.

Pero sobre la duda de que si una niña siente o no un gusto por esos seres. Yo pienso que no tendría nada de malo ver a una niña a la que le gusten los donosaurios, ya que serie el equivalente a ese amor que el ser humano siente por los animales de la actualidad.

Si yo viera a mi hija admirada de ver una representacion de un tiranosaurio rex en un libro. Para mi seria como ver que le gusten las raya de un tigre o la belleza de un delfin o una ballena.

En conclusion. El gusto por la naturaleza (sea actual o extinta) no tiene porque romper barreras como las establecidas por el genero.