29.12.14

Como manda la tradición…


Los turrones, los belenes, la publicidad de juguetes y grandes almacenes… Todo vuelve a casa por Navidad. Aunque no sea el caso de algunos dinosaurios famosos, que felices en el reino nipón, siguen con su exitosa romería por diversos museos japoneses. Dejémosles que disfruten de su momento de gloria.

Otros, fieles a la tradición, también volvieron a reinar por unas horas (nada menos que cuatro), en el “Máster en nuevas tendencias y procesos de innovación en comunicación” que organiza la Universidad Jaume I de Castellón. A mí me costó una irritación de garganta y al equipo informático un buen remojón (“casi” derramé un vaso de agua encima de una decorada manzanita). Afortunadamente ellos, los flamantes dinosaurios de Lo Hueco y Las Hoyas, volvieron a brillar con luz propia en la sala, a despertar la admiración de los presentes y a revivir, en quienes los vimos emerger de las entrañas de la tierra, recuerdos casi olvidados.

Porque ya son tres las ediciones que se van de viaje a Castellón y siete los años que llevan metidos en un almacén. Parece mentira, pero no lo es. El tiempo pasa a la misma velocidad que el polvo se acumula en las estanterías. Y lo hace suavemente, para no llamar la atención. Quizás con la intención de sepultar en el olvido vivencias y recuerdos que nos negamos a abandonar. Pero entonces la tradición y las costumbres, en esa trayectoria cíclica que marca nuestra vida, devuelven el pasado al presente. Y así fue como unos alumnos de un máster felicitaron a esta que escribe “por una exposición tan llena de sentimiento. Porque cuando uno vive y cree lo que dice, siempre resulta más convincente”.

Y eso, doy fe de ello, es cierto.

¡Felices navidades a todos los dinosaurianos que pueblan el planeta Tierra!

Sonia Martinez
Dinosaurios de andar por casa 

--