17.3.15

¿Dijimos ictiosaurio-tortuga? ¡Mejor ictiosaurio-pelícano!

Bueno, bueno... tenemos que reconocer que en el titular de esta entrada se nos ha ido un poco la mano y nos hemos puesto sensacionalistas (y anda que no hemos criticado aquí veces los titulares de prensa...). ¿Y esto por qué? Porque una vez más, volvemos a los hupehsuquios, aquellos extraños animales del Triásico Inferior de China de los que dijimos que eran ictiosaurios-tortuga (debido a su robusta construcción corporal), pero que realmente parecen constituir el grupo hermano de los ictiosaurios (como ya comentamos aquí y aquí). Pero, ¿y lo molón que queda hablar de ictiosaurios-tortuga?


Vamos al lío. ¿Por qué en Godzillin estamos llamando ahora "ictiosaurios-pelícano" a los miembros de Hupehsuchia? También nos valdrían los términos "ictiosaurios-ballena" (aunque produciría confusión con los gigantescos shastasáuridos) o "ictiosaurios-pez pelícano". Todo este follón es debido a que se ha recuperado un nuevo y excepcional ejemplar de Hupehsuchus de China, cuyo estudio ha permitido obtener nuevos datos sobre el modo de vida de estos peculiares organismos. La fantástica preservación de la mandíbula y el paladar de este espécimen, así como diversos análisis comparativos con las mandíbulas de ballenas, pelícanos, y otros vertebrados, parecen indicar que los hupehsuquios se alimentaban por filtración, de manera similar a ballenas, pelícanos o los extraños peces pelícano ya mencionados. Posteriormente, el agua sería expulsada, tras pasar por una estructura en forma de colador en el paladar del animal. También se hipotetiza con la presencia de una bolsa gular de tejido blando. Este modo de alimentación ya había sido sugerido previamente en otros artículos, pero no había sido lo suficientemente aceptado por la comunidad científica. 


El artículo, publicado en el Scientific Reports, de Nature, incluye además una recopilación y análisis sobre los distintos papeles tróficos de todos los tetrápodos marinos de finales del Triásico Inferior, y la dinámica de los ciclos de los nutrientes en los nuevos ecosistemas que se estaban formando tras la crisis del Pérmico. Así pues, en el estudio se pone de manifiesto la alta diversidad de formas, con distintas adaptaciones tróficas, que había ya antes del Triásico Medio, lo que supone una nueva evidencia más de que la recuperación de la diversidad y de los ecosistemas en los mares fue más rápida de lo que se creía tras la devastadora extinción pérmica.

Parece que los hupehsuquios han demostrado ser unos animales de lo más interesante como para que les sigamos llamando "ictiosaurios-tortuga-pelícano-ballena-pez pelícano", ¿no? ¡Se han ganado un nombre propio con todo derecho!

------------------------
Más información:
  • Referencia: Motani, R., Chen, X., Jiang, D., Cheng, L., Tintori, A., Rieppel, O. 2014. Lunge feeding in early marine reptiles and fast evolution of marine tetrapod feeding guilds. Scientific  Reports 5, 8900.
  • Imágenes: Arriba, ilustración de Hupehsuchus, por Nikolay Zverkov. Abajo, imágenes del artículo donde se muestra el nuevo ejemplar encontrado. Las flechas azules indican la posible presencia de tejido blando de la bolsa gular.