6.11.15

Lohuecosuchus megadontos, una nueva especie de cocodrilo eusuquio del yacimiento de Lo Hueco


En la actualidad, los cocodrilos habitan ambientes subtropicales con un estilo de vida anfibio. Sin embargo, hace millones de años, los cocodrilos exhibieron una gran diversidad ecológica y morfológica y una distribución a nivel mundial. Durante el Cenozoico, tras la extinción de los dinosaurios, los cocodrilos actuales (cocodrilos, caimanes, aligatores y gaviales) estaban ya bien distribuidos en todo el mundo, pero el origen y la radiación temprana de su linaje, Eusuchia (comúnmente conocidos como cocodrilos modernos), todavía no está claro. En este contexto, el registro fósil europeo de cocodrilos es especialmente interesante y podría aportar información sobre este importante evento evolutivo. Por lo tanto, una de las claves para el conocimiento de la historia temprana de la evolución de los eusuquios puede ser proporcionada por los restos de cocodrilos descubiertos en el yacimiento del Cretácico Superior de Lo Hueco.

En este sentido, un equipo de investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en España y de la Universidad de Iowa en Estados Unidos, acaban de publicar en la revista PLOS ONE la descripción de una nueva especie de cocodrilo eusuquio de Lo Hueco denominada Lohuecosuchus megadontos.


El yacimiento paleontológico de Lo Hueco fue descubierto en 2007 cerca del municipio de Fuentes (Cuenca, España) y ha proporcionado un rico conjunto fósil que incluye plantas, invertebrados y especialmente, restos de vertebrados. la fauna de vertebrados está bien representada por peces, anfibios, tortugas, lagartos, crocodiliformes y dinosaurios. Los restos fósiles de cocodrilos son relativamente abundantes en Lo Hueco e incluyen un enorme conjunto de cráneos y mandíbulas. Dentro del registro fósil de cocodrilos del Cretácico Superior europeo, Lo Hueco destaca por el descubrimiento de varios ejemplares bien preservados pertenecientes a un mismo taxón y por la presencia de mandíbulas asociadas a algunos de estos cráneos, ya que entre los taxones cercanamente emparentados conocidos en el Cretácico europeo los restos mandibulares suelen ser muy fragmentarios.

La nueva especie Lohuecosuchus megadontos era un cocodrilo de tamaño medio con un rostro ancho y corto que se distingue por poseer dientes de gran tamaño en comparación con el tamaño de su cráneo, mucho más grandes que en otros taxones relacionados. Además, la reevaluación de un cráneo completo procedente del yacimiento sincrónico de Fox-Amphoux (Departamento de Var, Francia) ha permitido definir una segunda especie de este nuevo género: Lohuecosuchus mechinorum.


Las características descritas en ambas especies indican una relación de parentesco cercana con el cocodrilo Allodaposuchus, dentro de un nuevo grupo de eusuquios exclusivos del Cretácico Superior europeo. Este nuevo clado, llamado Allodaposuchidae y su clado hermano, Hylaeochampsidae, son el grupo hermano de Crocodylia, el único linaje de cocodrilos que ha llegado hasta nuestros días. De esta forma, tras la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno, la desaparición de alodaposúquidos e hilaeocámpsidos junto a los dinosaurios no avianos en Europa podría haber sido esencial para la radiación del linaje de cocodrilos actuales en todo el hemisferio norte.


-----
Más información: