19.5.16

Atopodentatus: no tan extraño, después de todo

Seguro que algunos de vosotros recordáis a Atopodentatus unicus, un sauropterigio basal del Triásico Medio de China caracterizado por poseer un cráneo de lo más extraño, adaptado (quizás) a algún tipo de alimentación filtradora. Este singular animalito fue descrito y presentado al mundo por primera vez hace ya dos años. Ahora, dos nuevos ejemplares de Atopodentatus han sido publicados recientemente en la revista Science Advances, y arrojan nueva e interesante información sobre su morfología craneal y modo de vida.


Los dos nuevos especímenes, provenientes de la Formación Guanling (Anisiense; Provincia de Yunnan), incluyen dos cráneos, uno en vista dorsal y otro en vista ventral. Así pues, permiten apreciar notables diferencias respecto a la interpretación original que se hizo de este taxón: las premaxilas no se encuentran separadas y curvadas hacia abajo con los dientes enfrentados entre sí, tal y como se creía, sino que forman una única estructura en forma de martillo, otorgándole al animal un pico ancho y plano (lo que le da un aspecto similar al del saurópodo Nigersaurus). Además, las premaxilas y el dentario estaban cubiertos por multitud de dientes insertados de manera pleurodonta (algo inusual en este grupo de reptiles), consiguiendo así una estructura en forma de rastrillo. Con ella, y según los autores, iría rastrillando (valga la redundancia) por el fondo marino, alimentándose de algas del sustrato. Los dientes posteriores, en forma de aguja, servirían para filtrar posteriormente la materia vegetal y el agua. Este descubrimiento supone la evidencia más antigua de herbivoría en un reptil marino.


Gracias a estos dos nuevos ejemplares, sabemos que Atopodentatus unicus no tenía una extraña boca partida por la mitad, sino un gracioso pico parecido al de un pato, y que posiblemente le servía para alimentarse de algas en vez de ser un filtrador. 

Este curioso reptil ha pasado de ser rarísimo a ser solo raro. Raro a secas. Lo cual, por cierto, tampoco está mal.

--------------------
Más información:
  • Referencia: Chun, L.; Rieppel, O.; Long, C.; Fraser, N. C. 2016. The earliest herbivorous marine reptile and its remarkable jaw apparatus. Sciences Advances 2 : e1501659. DOI: 10.1126/sciadv.1501659.
  • Imágenes: Arriba, reconstrucción de Atopodentatus y su nuevo aspecto, por Y. Chen. Abajo, los dos nuevos especímenes de A. unicus (imagen tomada del artículo original).