26.5.15

Ilústranos... James Gurney

Casi podríamos decir que el artista del que os vamos a hablar hoy no necesita ni presentación. Habréis oído su nombre varias veces y habréis visto varias de sus pinturas casi con seguridad. Él, al igual que Douglas Henderson o John Sibbick, es un clásico actual en el mundo del paleoarte. Aún así,  vamos allá: es hora de dar un repaso a la vida y obra de James Gurney. 


James Gurney nació el 14 de junio (¡va a ser su cumpleaños dentro de ná!) de 1958 en California, hijo de Joanna y Robert Gurney, ingeniero mecánico. La consecuencia directa de esto fue que pasó su infancia en el taller, construyendo marionetas y todo tipo de maquetas y juguetes. Cuando creció, estudio arqueología en la Universidad de Berkeley, licenciándose en 1979 con honores Phi Beta Kappa. Siempre le había gustado dibujar, y durante su infancia en Palo Alto (California) aprendió él solo leyendo libros sobre los ilustradores Norman Rockwell y Howard Pyle; no es de extrañar, por tanto, que estudiara ilustración durante un par de semestres en el  Art Center College of Design de Pasadena, California. En 1982 escribió, junto con Thomas Kinkade, el libro "The Artist's Guide to Sketching", tras un aventurero viaje por el país a bordo de trenes de carga. 


La carrera de Gurney como ilustrador autónomo comienza en los años 80, empezando con pinturas de carácter fantástico. En 1983, la revista National Geographic le contrata para realizar una docena de ilustraciones de carácter histórico. La colaboración con ellos, así como con otras revistas, empezaría a ser a partir de entonces muy fructífera, y entre sus trabajos empezarían a aparecer muchas pinturas de carácter dinosauriano. Todas sus obras (tengan que ver con la paleontología o no), pintadas al óleo, van buscando un gran realismo, y esto queda plasmado en su fantástico manejo de las texturas, las luces y las sombras. Para ello, siempre ha utilizado modelos y maquetas hechas a mano. Por todo ello, aunque sus ilustraciones de dinosaurios a veces no sean al 100 por 100 adecuadas (esas manos de rinoceronte que tiene el Kosmoceratops de la primera imagen, por ejemplo), resultan impresionantes y son verdaderas obras de arte. 


Pero si hay algo que realmente vincula a Gurney con el mundo de los dinosaurios eso es Dinotopía. En 1992, este artista californiano publica el libro "Dinotopia: a Land Apart from Time", escrito e ilustrado por él; esta obra de fantasía trata sobre un padre y un hijo que llegan a una isla, donde existe una sociedad utópica en la que dinosaurios y seres humanos conviven en armonía. El libro fue un éxito, recibió buenas críticas, ganó un premio Hugo y se ha traducido a 18 lenguas en más de 30 países. Posteriormente le seguirían "Dinotopia: The World Beneath" (1995), "Dinotopia: First Flight" (1999), y "Dinotopia: Journey to Chandara" (2007), y se han hecho videojuegos y mini-series de televisión basados en esta saga literaria. 


James Gurney es un artista increíblemente prolífico,y en estos años ha seguido publicando libros (el último en 2010, "Color and Light: A Guide for the Realist Painter"), ha seguido realizando pinturas para diversas revistas y libros, y ha seguido ganando varios premios. Ha colaborado con varios importantes museos y exhibiciones, incluyendo la Smithsonian Institution, y también con varios estudios de cine como Lucasfilm, Dreamworks o Disney. El año pasado, en 2014, se le dedicó una nueva especie de torvosaurio encontrada en Portugal, Torvosaurus gurneyi. Podéis seguirle en su página web, su blog, su cuenta en Facebook y en Youtube, así como la web oficial de Dinotopía. ¡Disfrutadlo!