8.10.15

Posibles simosaurios en las XXXI Jornadas de la SEP



Entre las charlas y posters presentados en las XXXI Jornadas de la Sociedad Española de Paleontología que están teniendo lugar estos días en Baeza (Jaén), los miembros del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED, junto con investigadores de la Fundación Dinópolis, han presentado un trabajo sobre sauropterigios del Triásico Superior de Teruel. Carlos de Miguel Chaves ha expuesto, en forma de comunicación oral, los resultados de este trabajo, en el que se revisan algunos elementos de notosauroides citados y descritos brevemente durante los primeros años de la década de los 2000, y donde se concluye su posible pertenencia al clado Simosauridae.

Aquí tenéis el resumen:

En la localidad de Manzanera (Teruel, España) se ubican varios afloramientos del Triásico Superior en los que se han recuperado fósiles de diferentes grupos de tetrápodos. Rubio et al. (2003) citaron la presencia de restos pertenecientes a notosaurios, placodontos, ictiosaurios y temnospóndilos. Sin  embargo, este material no había sido estudiado en detalle hasta ahora. Los afloramientos de Manzanera se encuentran situados en facies Keuper, en la Formación Arenas de Manuel (Knoll et al. 2004), datada como Carniense inferior-medio (Arche et al. 2012). Entre los restos de Nothosauroidea destacan un bloque con varios fragmentos de costillas, una vértebra dorsal casi completa y varios centros vertebrales y arcos neurales. La preparación de algunos de estos restos, y el estudio detallado del material proveniente de Manzanera, permiten refutar su atribución previa a notosaurios, debido a la presencia de infraprezigapófisis e infrapostzigapófisis como articulaciones adicionales en los arcos neurales. Estas articulaciones han sido reconocidas en otros miembros de Sauropterygia del registro triásico europeo, como es el caso del notosauroideo Simosaurus gaillardoti y del pistosauroideo Bobosaurus forojuliensis (Rieppel 2000; Dalla Vecchia, 2006). Sin embargo, ningún taxón con este tipo de estructuras había sido, hasta ahora, descrito en el registro ibérico. Por lo tanto, la diversidad de Sauropterygia en la Península Ibérica se incrementa, permitiendo comparaciones más precisas con el registro reconocido en otras regiones europeas.
------------