6.10.14

¿Qué narices pasó?

La Formación Neslen del Cretácico Superior de lo que hoy en día es Utah, nos ha obsequiado con los restos fósiles del rey de las narices, significado del nombre genérico del nuevo dinosaurio Rhinorex condrupus (por motivos obvios a la primera vista de su cráneo). El holotipo BYU 13528 consta también de restos postcraneales que incluyen una pelvis parcial y la columna vertebral, además de impresiones de piel escamosa.

Restos craneales e impresiones de piel de Rhinorex condrupus BYU 13528.

Gates & Scheetz, (2014), señalan que durante la última década se ha producido un gran incremento de la información filogenética de los hadrosaúridos, con la descripción de muchas especies nuevas y la incorporación de nuevos rasgos usados en los análisis. Con el fin de resolver los conflictos creados en las hipotésis cladísticas de las publicaciones recientes, los autores han utilizado el programa SplitsTree 4.13.1 para identificar los cambios y mapear sus situaciones. En este caso, la mayoría de las relaciones filogenéticas de Iguanodontia se han mantenido estables, aunque se han encontrado importantes conflictos en los saurolofinos, quedando resuelto finalmente el siguiente cladograma:


Los restos de R. condrupus, recuperados de los Acantilados Book en el centro de Utah, se localizan en lo que fuera un estuario hace probablemente unos 75 millones de años, a 250 Km de la región pantanosa aluvial donde habitaran entonces Gryposaurus monumentensis y otra especie indeterminada de este último género, animales con un perfil también "narigudo". Teniendo en cuenta que los géneros Rhinorex y Gryposaurus forman un mismo clado, los autores proponen que esto podría estar registrando una segregación de estos hadrosaúridos según su adaptación a consumir las diferentes comunidades vegetales de dos hábitats distintos; señalando no obstante, que sería necesaria una mejor evaluación de las comunidades de plantas locales y una datación más precisa de la Formación Neslen para que esta especulación ecológica tenga fundamento. Además, R. condrupus no es el primer hadrosaúrido encontrado cerca de sedimientos marinos, en la Formación Cerro del Pueblo se han preservado ejemplares de Kritosaurus, también metiendo unas narices particularmente grandes en condiciones ambientales similares; apoyando las hipótesis filogenéticas de Prieto-Márquez, (2014), que relacionan los géneros Gryposaurus (género más cercano a Rhinorex) con Kritosaurus. ¿Podrán los futuros hallazgos revelar más a cerca de que narices pasa con los hadrosaúridos con este tipo de cráneo?

Interpretación de la posible apariencia en vida de R. condrupus por Rogelio Reyna.

-----
Referencias:
  • Prieto-M arquez, A. 2014. Skeletal morphology of Kritosaurus navajovius (Dinosauria: Hadrosauridae) from the Late Cretaceous of the North American south-west, with an evaluation of the phylogenetic systematics and biogeography of Kritosaurini. Journal of Systematic Palaeontology, 12, 133 175.