23.10.14

Tortugas terrestres pequeñas del Mioceno en las XXX Jornadas de la SEP


No todo es grande en el mundo de los testudínidos o tortugas terrestres. De hecho, las formas de relativo pequeño tamaño son muy comunes en el registro ibérico a partir del Mioceno. Y uno de los taxones mejor representados, aunque hasta ahora relativamente mal conocido, es Paleotestudo. La charla titulada “Nuevos datos sobre el registro del quelonio terrestre Paleotestudo en el Aragoniense (Mioceno medio) ibérico”, defendida en las XXX Jornadas de Paleontología de la Sociedad Española de Paleontología, mejora su conocimiento.

En la Península Ibérica se identifican numerosos yacimientos miocenos, en los que se reconocen asociaciones faunísticas en todas sus biozonas. Debido a la abundancia de restos de mamíferos, muchos trabajos han analizado su diversidad y distribución. El registro de quelonios es también muy abundante, pero generalmente mal conocido. Además de quelonios terrestres de gran talla, de más de un metro de longitud, allí es frecuente el hallazgo de restos de tortugas generalmente definidas como de talla normal, de no más de treinta centímetros. Hasta ahora la información sobre estas últimas formas era muy limitada. Un reciente estudio  ha establecido los primeros pasos para realizar estos análisis, aportando nuevos datos sobre la diversidad representada y planteando nuevos interrogantes.

El objetivo general que persigue este nuevo trabajo es analizar la diversidad y sistemática de los testudínidos terrestres de talla normal que integran el registro del Aragoniense ibérico, especialmente de aquellos presentes en los niveles previos al Aragoniense más superior, en los que no se conoce ningún taxón a nivel específico.

Aunque la información sobre la sistemática de los testudínidos de talla normal del Mioceno ibérico es muy limitada, esta falta de conocimiento es especialmente relevante en los niveles anteriores a las biozonas MN7/8, que son aquellos que coinciden con la distribución conocida del género Paleotestudo en otros países. Nuevos hallazgos han aportado algunos ejemplares que pueden ser relevantes para abordar este análisis. En este sentido, destacan caparazones prácticamente completos y articulados, procedentes de varias localidades de la Cuenca de Madrid. Su estudio, así como el de otros ejemplares ibéricos, teniendo en cuenta la variabilidad registrada tanto en yacimientos españoles donde el material de este grupo es relativamente abundante como, especialmente, en el registro francés, permiten aportar nuevos datos sobre la sistemática de estas formas.

-----
Más información: